CampanaDestacadosZárateProyecto Pantano: la tecnología al servicio de la preservación del Ciervo de los Pantanos en el Delta del Paraná, una de las especies más amenazadas de la Argentina

Carlos Riedel13 mayo, 2022

El ciervo de los pantanos (Blastocerus dichotomus) estuvo al límite de su extinción producto de la caza, las inundaciones y la depredación de otros animales. Habitante de las zonas del Delta zarateño y campanense, entre otros territorios que después fueron acotados por la mano del hombre, no se sabía en realidad cual era la población, como supervivían, donde se refugiaban y sobre todo como protegerlos, el mayor cérvido autóctono de Sudamérica estaba a su suerte. Proyecto Pantano, surge como consecuencia de experiencias pioneras en una iniciativa inter-institucional (CONICET, INTA, CeIBA y ACEN) buscando consolidar el proceso de conservación de la especie en la región. Proyecto Pantano con Toyota Argentina estuvo con Enlace Crítico...

En el Delta del Paraná, se encuentra la población más austral del mundo del Ciervo de los Pantanos, el mayor cérvido nativo de Sudamérica y uno de los tres ciervos anfibios del planeta.

En las últimas décadas, la caza furtiva, las inundaciones y la desaparición de su hábitat natural pusieron en peligro a la especie. A partir de esto, en 2014 nace Proyecto Pantano, un programa de conservación en el que participan científicos nucleados en el sector estatal (CONICET, INTA) y la sociedad civil (Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico, Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturales), profesionales y técnicos independientes, empresas y productores locales, en busca de evitar la desaparición de la especie en este humedal de importancia internacional.

Toyota y Proyecto Pantano crearon una alianza estratégica para trabajar en conjunto con el objetivo generar información científica que permita compatibilizar la producción forestal con la conservación de los ciervos e implementar estrategias de comunicación que den visibilidad para valorizar la especie. Al mismo tiempo, ejecutan programas de educación y sensibilización ambiental para alumnos de nivel inicial, primario y secundario de escuelas de la zona.

Este proyecto, que busca posicionar al ciervo de los pantanos como una herramienta de desarrollo local de los habitantes isleños, fue reconocido por la casa matriz de Toyota en Japón y recibirá U$D 70.000 para profundizar su desarrollo.

El premio reconoce los logros de individuos y organizaciones en la protección y mejora del medio ambiente bajo la iniciativa “Toyota Environmental Activities Grant Program”, que en su edición 2020 logró convocar 89 solicitudes en tres categorías. Desde su creación en el año 2000, se llevan desarrollados 413 proyectos en 57 países y regiones con el aporte de un millón de dólares cada año.

“Teníamos la necesidad de buscar alternativas para conservar y poner en valor a la biodiversidad con la que compartimos territorio”, señalaba el Dr. Javier Pereira, investigador del CONICET y Director de Proyecto Pantano, que resaltó “el compromiso de TOYOTA para impulsar iniciativas que mejoran la calidad de vida de la gente y su relación con la naturaleza”.

El Ciervo de los Pantanos se distribuye desde el centro-oeste y sur de Brasil, Paraguay, este de Bolivia y una pequeña porción del sureste de Perú, hasta el noreste de Argentina, estando extinto en Uruguay. En la Argentina se distribuía a lo largo de los ríos Paraguay, Paraná, algunos de sus afluentes y el bajo río Uruguay, incluyendo los esteros del Iberá. Actualmente, se encuentra restringido a algunas localidades de las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Buenos Aires y Santa Fe.

La población del Bajo Delta del Paraná es la más austral de la especie y es singular por varios motivos. Por un lado, el hábitat típico de este cérvido lo constituyen pajonales inundables, lagunas bien vegetadas y esteros con embalsados. Sin embargo, en el delta su presencia está fuertemente ligada a paisajes bajo producción forestal con salicáceas, siendo de todas las poblaciones existentes en la actualidad probablemente la que ha logrado adaptarse y sobrevivir al cambio más drástico en la fisonomía de su hábitat.

Por otro lado, la población del delta es la más singular en términos genéticos, ya que los estudios filogeográficos realizados indican que, de las grandes poblaciones de la especie en Sudamérica (Pantanal de Brasil, este de Bolivia y Esteros del Iberá), la del delta es la más divergente. Por ello, la conservación del acervo génico de los ciervos del delta debe ser considerada una prioridad, ya que la población del Iberá está genéticamente más emparentada con las poblaciones del Pantanal brasilero.

Por su gran porte y capacidad de movimiento constituye una “especie paisaje”, con las consiguientes implicaciones en planificación de uso del suelo. Y también funciona como un excelente indicador de calidad ambiental, ya que su presencia informa sobre la existencia de atributos naturales y actividades humanas compatibles con la preservación del entorno natural.

Estuvimos en la empresa forestal ARAUCO ARGENTINA, km. 103 de Ruta 12, donde los científicos del Proyecto Pantano marcaron un hito para las iniciativas de este tipo en Argentina con la implementación de drones y collares de rastreo satelital.

“A través de estos equipos, estamos obteniendo información muy valiosa vía satélite y en tiempo real para entender cómo los ciervos perciben el paisaje forestal por el que se mueven, cuáles son sus hábitos, cómo enfrentan las distintas amenazas a lo largo del territorio o qué estrategias utilizan para proveerse de alimento”, explica el Dr. Javier Pereira. “Esta información representa un verdadero salto cualitativo para planificar la conservación de esta especie amenazada”, agrega.

Fruto de estas primeras implementaciones, el equipo de investigadores que coordina Pereira llevó a cabo un muestreo con drones durante el invierno pasado. Junto a 39 voluntarios entrenados específicamente, analizaron 5.506 imágenes que les permitieron identificar 58 ciervos distintos en uno de los predios forestales en los que trabajan. La extrapolación de ese resultado llegó a una conclusión reveladora: allí se concentra la mayor densidad poblacional de ciervos de los pantanos de toda Sudamérica. A partir del uso de cámaras trampa, con las que registran datos de biodiversidad, se pudo además reconocer aspectos del comportamiento de estos animales y hacer por primera vez un censo pormenorizado de los individuos presentes en los predios forestales.

“Uno de los compromisos centrales de Toyota es contribuir a crear una sociedad en armonía con la naturaleza. El Proyecto Pantano conecta directamente con este desafío, y nos llena de esperanza saber que cuando se unen el trabajo, el conocimiento científico y la tecnología, se pueden obtener grandes resultados”, afirma Carolina Llamedo, jefa de Sustentabilidad de Toyota Argentina.

x
error: