Crónicas de Historia RecienteSobreviviente uruguaya elogió a la Argentina por llevar adelante los juicios de lesa humanidad

Carlos Riedel31 agosto, 2021

Se trata de Patricia Rinderknecht, quien declaró en el juicio contra 17 represores, entre ellos Miguel Etchecolatz, por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra casi 500 víctimas alojadas en tres centros clandestinos de detención.

Una mujer uruguaya que sufrió cautiverio y torturas durante la última dictadura militar celebró este martes que la Argentina, a diferencia de otros países, juzgue a los responsables de crímenes de lesa humanidad y pidió condena efectiva para los responsables de esos delitos.

Se trata de Patricia Rinderknecht, quien declaró este martes ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata que desde octubre último juzga a 17 represores, uno de ellos Miguel Etchecolatz, por los crímenes de lesa humanidad cometidos contra casi 500 víctimas alojadas en el Pozo de Banfield, Pozo de Quilmes y El Infierno.

"Quiero agradecer a los que hacen posible este juicio y a los organismos que apoyan y ayudan a los testigos; es un proceso importantísimo que no se dio en otros países donde hubo dictaduras, aquí la justicia sigue trabajando", dijo la mujer con emoción.

Con todo, pidió condena efectiva para los responsables, quienes -recordó- "invocaban sus creencias religiosas para hacer cosas terribles como el secuestro y la tortura".

Patricia, de nacionalidad uruguaya, contó que en su juventud participó de actividades sociales de la Iglesia y en la militancia estudiantil, pero con el golpe de 1973 en Uruguay esas organizaciones fueron declaradas ilegales y, por esa razón, viajó a la Argentina, donde en un principio sólo iba a quedarse 15 días, pero luego decidió prolongar su permanencia porque -dijo- en su país "las condiciones se pusieron difíciles"

En Argentina Rinderknecht se involucró en Emaús, una institución católica con proyectos de beneficencia, y empieza a vincularse con militantes peronistas que participaban de las actividades.

El 24 de agosto de 1976 un grupo armado irrumpió en el departamento que la joven ocupaba junto a la militante Corina Joly, que es víctima en este juicio, y redujo a ambas mujeres.

"Al ver mi DNI se dieron cuenta que era uruguaya y me preguntaban si era tupamara, que les dijera lo que sabía; y al ver la foto de mi novio chileno me preguntaban si era del M19. Me preguntaban por qué había venido a la Argentina", sostuvo.

La mujer fue luego llevada encapuchada y encerrada en el baúl de un automóvil hasta una casaquinta donde fue sometida a torturas con picana eléctrica.

Otros testimonios

Durante esta audiencia también declararon Lautaro y Laura Lefleur, hijos de Gustavo Lefleur, militante montonero secuestrado el 10 de noviembre de 1976, que aún permanece desaparecido.

Al declarar, Laura planteó que el juicio le genera expectativas de saber "qué le pasó" a su papá, "cómo pasó sus últimos meses y dónde está su cuerpo".

"Eso es lo que se espera cuando uno participa dando testimonio", dijo la mujer, quien reseñó su sufrimiento de niña cuando su madre le dijo que habían asesinado a su papá.

El tribunal y los acusados

El TOF 1, integrado por Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Ricardo Basilico, juzga por los delitos cometidos en el Pozo de Banfield y el Pozo de Quilmes al exministro de Gobierno bonaerense durante la dictadura, Jaime Smart; al exdirector de Investigaciones de la Policía bonaerense, Miguel Etchecolatz; al exmédico policial Jorge Antonio Berges y a los imputados Federico Minicucci; Carlos Maria Romero Pavón, Roberto Balmaceda y Jorge Di Pasquale.

También empezó a juzgar a Guillermo Domínguez Matheu; Ricardo Fernández; Carlos Fontana; Emilio Herrero Anzorena; Carlos Hidalgo Garzón; Antonio Simón; Enrique Barré; Eduardo Samuel de Lío y Alberto Condiotti.

Por los crímenes de lesa humanidad cometidos en el centro conocido como "El Infierno" también están imputados Etchecolatz, Berges y Smart y el ex policía Miguel Angel Ferreyro.

Por los crímenes en el Pozo de Banfield y Quilmes, dos de los centros clandestinos de detención más grandes que funcionaron en la provincia de Buenos Aires, se juzgarán los delitos sufridos por 429 víctimas y se prevé que declaren unos 400 testigos.

Por los delitos cometidos contra 62 víctimas en el centro conocido como "El Infierno", que funcionó en la Brigada Lanús, será juzgado también Etchecolatz, el civil Jaime Smart, el exrepresor Juan Miguel Wolk (también juzgado por ambos Pozos) y el expolicía Miguel Angel Ferreyro.

x
error: