Puro CuentoHelter-Skelter

Jorge Collado8 diciembre, 2020

Helter-Skelter[1]................

gafas

Los Hechos I

“Permítanme presentarme, estoy muy contento de conocerlos, espero que adivinen mi nombre. Lo que te esta confundiendo es la naturaleza de mi juego. Yo pregunte ¿quien los mató?, pero vos bien sabes que fuimos vos y yo. Como cada soldado es un criminal y todos los pecadores son santos. Como las cabezas son colas, solo llámenme Lucifer”.[2]

En 1968, en el cuarto piso del Dakota Building, Roman Polanski filma su primera película en lo Estados Unidos de América. Ya en 1962 había realizado “El cuchillo bajo el agua”, película que fue sensación en Europa y logró una nominación al Oscar. En ella ya exponía una extraordinaria capacidad narrativa y un gran manejo del suspenso. Pero esta vez, con otros medios para filmar y con Mia Farrow como principal protagonista, filma “Rosmary´s Baby - La semilla del Diablo”, introdujo al Diablo como un elemento novedoso en las películas de terror y logró un éxito mundial.

Mia Farrow realiza el papel de una esposa joven, dueña del cuarto piso en el Dakota Building, que está a punto de tener un bebé. Ella descubre que su diabólico esposo se ha puesto muy amigable con los vecinos, una pareja de viejos encantadores y excéntricos que además son miembros de una secta satánica. Farrow lo parió al demonio por orden de Polanski y este comenzó a recibir anónimos en la Paramount durante el rodaje, con frases como “Vas a pagarlo muy caro...”. Se interpretaba como crítica su postura frente a las sectas satánicas, hasta el momento sumidas en el oscurantismo.

Los Hechos II

"Todos somos Jesucristo y todos somos Hitler."[3]

El 8 de agosto de 1969, en el 10050 de Heaven Drive, en Los Angeles California, en la residencia que Roman Polanski tenía en Beverly Hills, Charles Manson llevó a cabo el delito que lo hizo famoso en el mundo entero: ideó y participó en el asesinato de la actriz, embarazada de ocho meses, Sharon Tate, esposa de Polanski, de su amiga Abigail Folger, el novio de esta Voytek Frykowsky, el estilista Jay Sebring y también de Steven Earl Parent, quien era amigo de un empleado de la casa y también se encontraba en el domicilio.

Charles Manson con cuatro de sus seguidores, Susan Atkins, Charles Watson, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel ingresaron al hogar de Polanski y cometieron los asesinatos.

En 1967 Charles Manson, luego de cumplir una condena menor, se radica en San Francisco, donde se contacta con una cofradía de hippies, tardó muy poco tiempo en ser su líder, a la que bautizó con el nombre de "The Family". Estaba integrada principalmente por mujeres.

De San Francisco se mudaron a Hollywood, a un estudio cinematográfico abandonado, un lugar en el que vivían en comunidad y experimentaban con drogas, principalmente con ácido lisérgico (LSD). Después de un tiempo, la familia contaba con cerca de 40 integrantes, guiados por Charles Manson.

Manson siempre había tenido el sueño de ser estrella de Rock. Algunos de sus poemas tienen cierto valor literario y no es menos que muchos poetas y músicos de la época que lograron fama y dinero. Pero su fracaso se debe a que él realizó pocos intentos para ser conocido como escritor y el rechazo que su personalidad generaba. La negativa que recibió por parte de productores y editores, signó su falta de notoriedad. Sus poemas son conocidos luego de los asesinatos.

El 9 de agosto de 1969 una empleada de los Polanski, Winny Chapman, descubrió los cuerpos asesinados brutalmente.

Sharon Tate recibió 16 heridas con un cuchillo, algunas fueron en el corazón, los pulmones y el hígado; el bebé que esperaba murió con ella. Abigaíl Folger, murió de 28 puñaladas, su novio Voytek Fykowsky recibió dos disparos, 13 golpes en la cabeza y 51 heridas provocadas con un cuchillo. Jay Sebring recibió un balazo y 7 puñaladas, por último, Steven Earl Parent, recibió 4 disparos de revolver calibre 22.

En las paredes “La familia” había escrito con sangre de las víctimas: “DEAD TO PIGS”, “RISE”, en la puerta de entrada “PIG”, y en la heladera “HELTER - SKELTER”. Un detalle mas, en la bandeja giradiscos con el máximo volumen, la púa rasgaba una y otra vez el espacio ya sin música del segundo disco del “White Album” de los Beatles.

El 1° de septiembre de 1969, un niño llamado Steven Weiss, jugaba cerca de un lago, cuando encontró un revolver calibre 22, el mismo que había sido utilizado para cometer los crímenes. Además, se encontraron huellas digitales de varios miembros de la familia en el lugar de los hechos.

Ya se tenían suficientes pruebas y testimonios, para inculpar a Charles Manson como autor intelectual de todos los asesinatos, aún así, algunos miembros de la familia, permanecían leales a él, defendiéndolo, si bien Manson había estado presente en la escena de los hechos, esto nunca llegó a comprobarse.

Manson y los miembros de la familia que resultaron inculpados, fueron condenados a muerte, pero tiempo después, la pena de muerte fue abolida en el estado de California.

En la actualidad Manson y su familia permanecen en la cárcel..

Los Hechos III

“Ayuda, necesito a alguien, no a cualquiera, vos sabés que necesito a alguien.”[4]

John Winston Lennon, Yoko Ono y Mark David Chapman, estaban en el Dakota Building de New York, la noche del 8 de diciembre de 1980, luego de que John y Yoko hubieran hecho los últimos arreglos al tema "Walking On Thin Ice", en el estudio Hit Factory y regresaban a su casa, como siempre, dispuestos a pagar el precio de la fama.

Era habitual que se juntaran varias personas para conseguir el autógrafo de John o de ambos, aún en noches frías y oscuras como aquella. Entre los pocos fanáticos que se habían juntado estaba Mark Chapman, a quien John miró a los ojos cuando le firmó el autógrafo en la tapa del disco “Double Fantasy”, que éste le acercó. Lo miró dulcemente a los ojos, sólo como podía mirar John o Ghandi o Jesucristo. Eran las once y media de la noche. Mark Chapman estaba ahí, John no lo evadió y caminó hacia él que le extendía el disco esperando su firma, John saco una lapicera del bolsillo interno de su sobretodo de piel, lo miró como miraba John, le firmó el disco, le regaló una sonrisa cansada y buscó la puerta del Dakota Building, luego escucho que alguien lo llamaba, que Chapman lo llamaba, John giró sobre sí, se dio vuelta, y Mark Chapman vació el cargador de su Smith&Weston calibre 38 en el pecho de Lennon, cinco impactos en el pecho y un silencio de llantos anudados.

Chapman se sentó a esperar a la policía, mientras Yoko lloraba con una mueca de sorpresa y de espanto, lloraba abrazada a John mientras la sangre se habría paso en la noche oscura y fría del invierno de New York. John murió en los brazos de su esposa, cuando era llevado en un patrullero policial hacia el hospital.

Chapman no opuso resistencia al ser detenido. A los pocos días los detectives del cuerpo de policía de New York ingresaban a un pequeño cuarto del Rosmary´s Hotel a pocas cuadras del Dakota Building desde donde Chapman había preparado el ritual de la muerte.

Resultaba siniestro observar cómo Chapman fue planeando el asesinato una y otra vez, acercándose más y más a Lennon, sin animarse a disparar. En cada uno de los preparativos, cumpliendo un ritual, Chapman se acompañaba con la lectura de una novela: “El cazador oculto”, de J.D. Salinger.

Obsesivamente, en cada viaje hacia el homicidio, Chapman llevaba consigo esa novela en la que el adolescente Holden Caulfield, expulsado de un colegio privado y caro, vaga algunos días y noches por Nueva York. Cuando Chapman alquila el sórdido cuarto en el Rosmary´s Hotel, lo encuentra similar a la descripción que hace Salinger del cuarto del hotel que Holden Caulfield, elige en su huida. Para Chapman, esta coincidencia es una señal.

El día del crimen, antes de abandonar el cuarto, entre otros objetos que dispone sobre una cómoda, están, visibles, expuesto como una clave, el libro de Salinger y el “White Album” de los Beatles. En el libro una hoja blanca marca un lugar de descanso en la lectura, en la hoja una poesía escrita:

“Muchacha bonita.
muchacha bonita, deja de existir,
abandona tu mundo,
yo soy quien necesita,
yo soy tu hermano
y nunca,
nunca aprendí a no amarte.”

La firma al pie del poema es de Charles Manson. [5]

Mark David Chapman tenía antecedentes oscuros: había sido un acérrimo fanático de los Beatles durante los años sesenta, pero luego que John hiciera aquella declaración de que los Beatles eran más populares que Jesús, se convirtió en fanático religioso.

En 1977, luego del divorcio de sus padres, intentó suicidarse y fue internado en un hospital para enfermos mentales, al ser dado de alta va a vivir a California a la casa de su tía paterna: Winny Chapman, quien tiene mucha influencia sobre su persona. En los informes del Hospital St. Elizabeth, se le describe como una persona obsesa e irascible, con interés por las armas de fuego.

Aun sigue preso, cumpliendo su condena. Se espera su libertad para mediados del 2002.

Los Personajes

Roman Polanski, no abandonó la temática satánica. Su film, “La Novena Puerta” trata sobre un coleccionista de libros demoníacos, que posee un manual del siglo XVI para invocar a Lucifer: “Las nueve puertas del Reino de las Sombras”, se supone que hay solo tres ejemplares en el planeta y él desea tenerlos a todos.

Una larga búsqueda de esos libros, una lenta comprensión de la verdad que ocultan, muertes extrañas y encuentros inquietantes, le permiten a Polanski realizar un trabajo preciosista, de composición visual en todos los planos de la película.

Para un judío - polaco nacido en París, culto y rigurosamente estético, la inquisición ha quedado en la historia del siglo XVI, Luzbel, Lucifer, Satán, Mefisto, Diablo o como le quieran llamar solo pertenecen a este mundo en la miseria de la mente de los hombres.

Polanski, lejos de dios y del diablo, quiere seguir pudiendo hacer su cine, su particular mirada al hombre, a sus pasiones, a sus obsesiones y sus demonios. Él ha conocido infiernos peores que los que han poblado parte de su obra. Es un hombre que no quiere descansar, un buscador de historias que sabe que cada quien tiene el diablo que se merece.

Manson el alienado, tiene su historia miserable, sus locuras y delirios que podríamos tratar de comprender. Charles Manson, lee mal y escucha peor. Piensa en una revolución de raza, sueña con el diablo en el cuerpo. Delirado en su propio ácido, escucha una y otra vez “Revolución 9” del “White Album” de los Beatles, un tema extremadamente experimental nacido como un juego del genio de John. Voces mezcladas, violines al revés, ruidos, una voz de archivo de “Apple Records”, repitiendo number nine, number nine, number nine, y su voz y la de Yoko diciendo “right” (correcto) y no “rise” (levántate), como Manson escucha y escribe con la sangre de Sharon en la paredes de la Casa de Los Angeles en Heaven Drive. Curioso el territorio del enfrentamiento de Lucifer y Dios, en la calle del Cielo (heaven) de Los Angeles.

Un juego de John, sin interpretación mayor que la de un experimento de un vanguardista, leído por un psicótico incapaz de entender la realidad del hippismo. Del “Flower-Power” al “Helter-Skelter”. ¿Alguien puede dudar que en el equipo de música, el disco dos del “White Album”, que encontraron girando ciego; en la tarde del sacrificio sonaron una y otra vez los 8 minutos y 34 segundos del corte número 12,Revolución 9?.

Manson hoy vive el real infierno de la prisión.

Yoko Ono, siempre misteriosa, devela una verdad implacable: “detrás del misterio no hay nada”. En este caso una geisha, convertida en madre cuidadora de su “Beautiful Boy”, en sus cuarteles de invierno con su implacable y siempre poderoso perfil bajo. Que el psicoanálisis se apiade de Sean.

Mark Chapman el otro desquiciado de esta historia, el otro hijo de Satán, otra certeza absoluta de la locura como único nido de fantasmas demoniacos. Leyendo a J.D. Salinger; otro iluminado de “Helter-Skelter”. Lector de lo único rescatable de Manson, sus pocos poemas.

John decía que todos somos Cristo y Hitler, el Cristo de Manson escribe poemas, el demonio de Chapman mata al mas bueno de todos los hombres sobre la tierra, al Cristo, al Ghandi de la generación mas revolucionaria de occidente. Winny Chapman, la tía, de quien se dice que ha tenido influencia sobre Mark, seguramente ha relatado una y otra vez aquel episodio que tuvo que vivir siendo empleada del 10050 de heaven Drive el 8 de agosto de 1969, en la residencia de los Polanski.

El circulo que cierra, una historia demoníaca, producto de una locura en cadena. La locura que cierra su circulo, ese que comienza en una tarde mágica en la que John le regala al mundo su arte experimental y termina con su propia muerte.

Solo una duda. Hay algo azaroso en todo esto: ¿Si los demonios habitan la mente de los hombres, qué habita en el Dakota Building?.
[1] Helter-Skelter se llama el corte 6 de “White Album” de The Beatles. Helter-Skelter es un adverbio, adjetivo o sustantivo, que literalmente podríamos traducir como “apuro desordenado”, “desbande”, “a troche y moche”, “sin orden ni concierto”, “patas para arriba”. Lo elijo porque para mí la utilización que “The Family” hace referencia directa a John a Revolución 9 y a White Album. Aun, insistiendo, cuando Lennon da nombre al tema; posteriormente a haberlo realizado; trata de nombrar esa vieja forma revolucionaria y anárquica que es el desorden, lo que no tiene orden, lo opuesto a la institucionalización del orden. (NdelA)

2 “Simpatía por el Demonio” Jagger/Richard

[3] John Lennon

[4] “Help” Lennon/McCartney

[5] Guillermo Saccomano, cuenta de la existencia de un documental sobre el asesinato de Lennon donde en el cuarto del Rosmary´s Hotel encuentran los objetos aquí enumerados. Pagina/12 Diciembre de 1999.

- "Historias Enjauladas" de Jorge Collado - 




x
error: