DestacadosPoliciales(VIDEO) Violento robo a un comercio del barrio Los Ceibos de Zárate: "¡les pego un tiro!, les pego un tiro!", amenazaba el delincuente

Carlos Riedel26 junio, 2020

En horas de la tarde de este viernes, un comercio dedicado al rubro de pollería y carnicería ubicado en calle Alberti del barrio Los Ceibos, fue el escenario de un violento asalto que tuvo como protagonistas a una pareja de delincuentes. El ingreso y la huida de los malhechores quedaron registrados en la cámara de seguridad de una vivienda...

"Una pareja que circulaba en una moto se detuvo frente al local y una persona ingresó con aparentes intenciones de comprar", le relataba una de las victimas al cronista de Enlace Crítico.

"Eligió un pollo y todo parecía normal pero en el momento de pagar, extrajo un arma y a los gritos, apuntándonos, empezó a pedir la plata", continuó la joven.

"Estaba descontrolado, muy alterado", agregó y señaló que pasó del otro lado del mostrador, abrió la caja sacó lo que había más el celular de la mujer y una tablet que utilizan para pagos vía internet.

"Pero seguía gritando y pidiendo `la plata grande´, no sé que imaginaba y nos seguía amenazando. Al carnicero lo revisó todo buscando si tenía un teléfono celular, mientras se le explicaba que ese efectivo era el único que teníamos", relata todavía con angustia.

En ese instante ingresó una mujer, su cómplice que esperaba afuera, en el momento que comenzaba a sonar la alarma vecinal. "Por suerte enfrente había albañiles trabajando y se dieron cuenta de la situación".

La huida fue muy rápida pero el individuo los seguía amenazando, "¡les pego un tiro!, les pego un tiro!".

Ya en la calle, los trabajadores que estaban cumpliendo tareas en la vivienda de enfrente, comenzaron a arrojarles objetos, mientras escapaban en la motocicleta.

"Es la primera vez que nos pasa y por suerte ahora estoy un poco más tranquila pero fue una pesadilla. Las dos personas eran jóvenes, no superaban los treinta años", cuenta la vecina y añade que presencia policial tienen, "vemos a diario el patrullero pero el barrio es muy grande y tiene salidas directas hacia los asentamientos que tenemos muy cerca. Es más no deben haber pasado más de cinco minutos de lo ocurrido cuando la policía ya estaba acá".

De todas maneras, el vecindario asegura que en los últimos tiempos vienen padeciendo distintos tipos de robos. "Por la lejanía parece que estamos solo en las manos de Dios y lo de hoy podría haber terminado en una desgracia", remarcan.

x