DestacadosMiradas hacia el pasado ZarateñoTres mujeres en la historia de Zárate

Carlos Riedel14 noviembre, 2020
Dillon

Por Arq. Silvia Irene Baccino.... De distintas realidades sociales y procedencias tienen en común su compromiso con la comunidad de su época y legaron, aportando recursos económicos y trabajo social, edificios significativos de carácter religioso, educativo y sanitario que han trascendido a través del tiempo y que constituyen referentes singulares de nuestro patrimonio cultural.

El legado de Dionisia Justa Lima de Atucha

JUSTA LIMA DE ATUCHA

Dionisia Justa, hija del hacendado Toribio Lima y de Doña Sebastiana Cabrera - propietarios de una fracción de la Estancia Areco - nació el 16 de abril de 1811 en Arrecifes. En 1858 contrajo matrimonio con Florencio Atucha, conformándose con las tierras de ambos una gran propiedad rural de aproximadamente 18.000 hectáreas.

Hacia finales del Siglo XIX se convierte en una terrateniente; producto de herencias y adquisiciones entre sus propiedades figuraban las estancias conocidas como “El Rincón”, “El Paraíso”, “La Justa”, “El Orden”, “San Sebastián” y “San José”. De sus campos salieron 95 animales entregados a la Sociedad Rural Argentina para ser transportada como primera exportación de carne fresca argentina a Europa en el buque “Frigorifique”, en mayo de 1977.

Falleció en su casona de Suipacha Nº 50 de la ciudad de Buenos Aires el 14 de febrero de 1899 y sus restos descansan en la bóveda familiar en el Cementerio de la Recoleta. Legó su cuantiosa fortuna a Don Florencio Atucha, hijo menor de su esposo quien inició en la zona un importante movimiento de colonización imprimiendo notable impulso a la agricultura. Sin embargo, el testamento otorgado por la dama fue cuestionado por sus sobrinos Lima dando origen a un largo y resonado juicio que concluyó convalidando la última disposición de la voluntad de aquélla.

Doña Justa se distinguió por sus obras de beneficencia siendo una de las más destacadas el aporte para la construcción del actual Templo Parroquial consagrado a Nuestra Señora del Carmen.

La Parroquia de Zárate fue creada por auto de fecha 27 de junio de 1854; en ese mismo año comienza a levantarse el Templo con mejores materiales pero aún con una construcción precaria cercana a los antiguos oratorios. El mismo estaba emplazado en la esquina de Rivadavia y 3 de Febrero donde hoy está el Banco Nación. Su constructor fue el maestro albañil Francisco Graciarena.

PROCESION

En los años 1866-1867 la iglesia debió sufrir refacciones de consideración ya que se había rajado la torre, encarando la municipalidad la demolición y reconstrucción de la misma y del revoque exterior. Ambas tareas fueron confiadas al albañil Francisco Lanata, vecino que tuvo a su cargo también la construcción del Colegio de Varones bajo la dirección del ingeniero Arning.

De todos modos, el templo de 1854 continuaba siendo precario y pequeño para una población creciente y pujante hacia fin de siglo. En 1872 se menciona que el mismo carecía de pisos de baldosas, retablo en el altar mayor y en los colaterales y baptisterio. Todo esto determinó que en el año 1878 Doña Justa Lima de Atucha se ofrezca a construir a su costa la nueva iglesia.

En una nota dirigida al arzobispo de Buenos Aires Dr. Federico Aneiros fechada el 20 de noviembre de 1878, la señora de Atucha explicaba su decisión de la siguiente manera: “Que tengo la firme resolución de hacer construir un nuevo templo en el pueblo de Zárate, con el loable pensamiento de hacer una obra de caridad y filantropía, como también teniendo en vista que la Iglesia que existe actualmente en dicho pueblo es muy pequeña para su población , aparte de estar construida en barro y tan malísima que promete muy poca duración...”

Manuel José de la Torre, autoridad municipal del momento acepta el ofrecimiento, comprometiéndose a obtener el terreno aunque la situación financiera del municipio no fuera la mejor.

La Municipalidad en su sesión del 6 de diciembre de 1878 cedió el terreno para levantar el templo, en la esquina de las actuales calles Justa Lima de Atucha y Belgrano, el que estuvo finalizado luego de un año de tareas. Su inauguración se realizó el 26 de abril de 1880 con la presencia del arzobispo de Buenos Aires, Dr. Aneiros, quien procedió a bendecirlo. Fueron padrinos Justa Lima de Atucha y su sobrino Juan E. Moris.

PROCESION

La iglesia, de planta simple, consiste en una sola nave central flanqueada originalmente por seis capillas laterales, las tres izquierdas fueron reemplazadas en modificaciones sucesivas existiendo en la actualidad aberturas para iluminación y ventilación en el lugar de los antiguos altares. La nave central está definida por una bóveda de cañón corrido horadada por arcos de medio punto para iluminación, no tiene crucero, la bóveda cambia sus dimensiones en el presbiterio haciéndose más angosta y encontrándose franqueada por los cuerpos de la sacristía y un depósito simétrico a la misma.

El atrio es abierto; el tratamiento de fachada es ecléctico y muy simple utilizando elementos provenientes del repertorio clásico (frontis triangular, pilastras jónicas y corintias, cornisas, arcos de medio punto, etc.). La misma se estructura en un cuerpo central, que contiene el acceso, flanqueado por dos torres campanario que rematan en cúpulas peraltadas.

IGLESIA PARROQUIAL

El acceso principal, muy simple de dintel recto, está enmarcado por una moldura superior en arco y por pilastras jónicas y nichos laterales, en la parte superior una doble línea de cornisas y pilastras corintias enmarcan tres ventanas que iluminan el coro. Por último un frontis remata la nave central.

Doña Elena Murray de Fox

Creación de la capilla y escuela de Villa Fox

ELENA MURRAY

Doña Elena Murray nació en Irlanda, en el año 1844, su lugar de origen fue Ballymore, del condado Westmeath (del que asimismo era oriundo su futuro esposo), siendo sus padres James Murray y Ketty Linn, quienes tuvieron tres hijos, dos de ellos varones. Llegaron a la Argentina hacia 1848 radicándose inicialmente en Exaltación de la Cruz, pues allí residían numerosas familias irlandesas, para luego trasladarse a Zárate a mediados de 1850.

Cuando cumplió los dieciséis años Elena contrajo enlace con don Diego Fox, que pasaba los cuarenta y cinco, y dio a luz a trece hijos, de los cuales  sobrevivieron nueve: Patricio, Santiago, Juan, Pedro, Rosa, Tomás, Eufemio, María Elena y Ana. Su boda fue celebrada por el padre Antonio Fahy (1804-1871) patriarca de la colectividad irlandesa en la Argentina; amigo y confesor del almirante Guillermo Brown y canónigo honorario de la Catedral de Buenos Aires.

Al fallecer su esposo Diego en Capilla del Señor, el 27 de enero de 1890, Elena se hace depositaria del legado de éste, quien anhelaba crear un nuevo poblado dentro del Partido de Zárate en tierras que eran de su propiedad, al que iba a denominar Nueva Irlanda en homenaje a su país natal y para que allí vivieran hombres y mujeres dedicados al trabajo y la vida familiar.

Cumpliendo con la voluntad de su difunto esposo, Elena Murray donó en el año 1906 los terrenos para que en el incipiente loteo, origen del barrio de Villa Fox, se levantaran una escuela pública y una capilla dedicada al culto católico, y también contribuyó económicamente para la construcción de ambos emprendimientos. Comienzan a gestarse de esta forma, la Capilla de Nuestra Señora de los Dolores y la Escuela de Villa Fox (hoy denominada Nº 6 Lucrecia de la Torre de Obligado), que funciona allí desde 1909.

Al dejar de existir Elena Murray, a los 79 años, el 26 de julio de 1923 sus restos fueron despedidos por un sacerdote irlandés de la Congregación Palotina, a cargo de la Capellanía Irlandesa de Capilla del Señor -actualmente desaparecida-, quien de ella dijo: “Tenía todo el porte y la fortaleza de la mujer irlandesa sumados al coraje y espíritu de sacrificio de la mujer argentina” haciendo referencia, además, a que la extinta junto a sus padres y hermanos tuvo que pelear contra los malones indígenas que asolaban Exaltación de la Cruz, al promediar todavía el Siglo XIX. Sus restos descansan en la bóveda familiar de la necrópolis local a escasos metros de su entrada principal.

DIBUJO CAPILLA

La construcción de la Capilla se realizó mediante el aporte público a través de una colecta, la cual estuvo organizada y supervisada por una comisión que comenzó sus tareas el 28 de octubre de 1914, siendo presidida por la Sra. Tecla Massa de Torcelli, madre del cura párroco a cargo de la Parroquia del Carmen en el período 1912-1917. Las hijas y nietas de Elena Murray de Fox, fueron las más activas impulsoras de la colecta, para la que contribuyeron numerosas familias de Zárate y sus alrededores, destacándose en la misma muchos miembros de la colectividad irlandesa local.

REMODELACION CAPILLA

Se ignora quien diseñó la Capilla, así como el director de la obra que, arquitectónicamente, fue resuelta en una sola nave, con sencilla cubierta de zinc a dos aguas. Sus lineamientos, en una mirada simple, recuerdan los templos románicos. Su fachada simétrica presentaba en su composición original arcos de medio punto en los nichos laterales, en su acceso principal se repetía tal disposición enmarcado por dos robustas pilastras y con remate en un campanario central en forma de espadaña. Completaban el conjunto dos rosetones lobulados que brindaban iluminación natural a la nave única.

La inauguración tuvo lugar el domingo 29 de octubre de 1916 a las 10 horas, con una extraordinaria concurrencia que desbordó el recinto del templo y se extendió a lo largo de la calle, mucho antes de la hora señalada. La ceremonia estuvo a cargo del Presbítero Dr. Gustavo Franceschi, siendo designados padrinos de la Capilla el Sr. Presidente de la República Don Hipólito Yrigoyen (representado por el Sr. José S. Massoni) y la Sra. Tecla Massa de Torcelli antes mencionada.

Ana María de la Torre de Pérez

La Sociedad Protectora de los pobres y el primer hospital de Zárate

SOCIEDAD PROTECTORA DE LOS POBRES

El 30 de enero de 1889 un grupo de damas del entonces pueblo de Zárate, reunido en Asamblea en la casa de Don Manuel José de la Torre, constituyó la Sociedad Protectora de los Pobres. Nobles eran las intenciones que las guiaban dado que los objetivos de la nueva institución eran, entre otros, desarrollar una misión humanitaria que propendiera al “…alivio de los que sufren por falta de buena salud y recursos…”

Constituida la Sociedad se designó, en el mismo acto, la primera Junta Directiva resultando electas por mayoría de votos de las presentes presidentas Honorarias: Doña justa Lima de Atucha, Mercedes Anchorena de Nazar y Albina A. de Castex y Presidente efectiva: Doña Ana María de la Torre de Pérez.

Ana María Mercedes Jovita de la Torre nació en 1865, era hija de Don Manuel José de la Torre – Primer Procurador de la Municipalidad de Zárate en el año 1855- y de Jovita Godoy y Soler, quienes fueron los primeros moradores de la Quinta Jovita, hoy sede del Museo Histórico de Zárate.

De su unión con el marino salteño Aniceto A. Pérez nacieron sus hijos: Ana América, casada con el general Joaquín T. Leiva, Luis Arístides, casado con Esther Del Mármol; Adelfa, muerta a corta edad; Horacio; Manuel José; Hortensia y Ana María. Falleció en la casona familiar en 1965.

Bajo su presidencia la Sociedad Protectora de los Pobres desarrolló una destacada obra de asistencia pública, brindando su protección a ancianos impedidos y proporcionando ropas y alimentos a los vecinos necesitados de ese entonces.

A tan sólo cinco años de iniciadas sus actividades, la Sociedad resolvió hacer extensivo su accionar al cuidado de la Salud pública de los zarateños fundando el Hospital de Nuestra Señora del Carmen. Con el dinero recaudado en una campaña especialmente realizada, con el fondo social y con la colaboración del gobierno provincial fue construido el edificio en el terminó de ocho meses, estando en condiciones de ser habilitado hacia fines de 1892. La construcción fue realizada por el maestro albañil Don Dionisio Ferrari.

FACHADA VIEJO HOSPITAL

Inaugurado oficialmente el 1º de enero de 1894, el viejo Hospital de Nuestra Señora del Carmen continuó prestando servicios por medio siglo bajo la administración de la Sociedad Protectora de los Pobres. Desafectado de sus funciones originales de asistencia y hogar de ancianos, el edificio pasó a dar cabida, en el año 1954, a la Escuela Nº 29. En los últimos años se han realizado en el mismo varias ampliaciones y adecuaciones funcionales, acordes a las necesidades de una matrícula escolar en crecimiento, que rescataron las características formales del cuerpo principal de la antigua construcción.

 

Fuentes consultadas:

Era una vez… Zárate - Arqs. Baccino / Sorolla. Buenos Aires, 1997

Espacios de Fe - La religiosidad de los Zarateños. Sergio Robles; Silvia Irene Baccino; Eduardo Carlos Fox. Colección Nuestra Historia. Editorial De los Cuatro Vientos. 2005

 

Asociación Amigos del Museo de Zárate Quinta Jovita - Ituzaingó 278 - Tel. (03487) 422038

amigosmuseozarate@yahoo.com.ar / lajovita@argentina.com.ar

x
error: