Crónicas de Historia RecienteDestacados"Sobre ausencias y exilios"... novena entrega

Miguel Di Fino4 mayo, 2019

Los días de Junio.....  “...yo vine a Campana a servir, no a servirme...” (ex-intendente Amor: fragmento alocución en despedida hecha por la “Dante Alighieri”: en “la Defensa Popular” del 19/06/81)

“...En el trabajo de todos los días iremos paulatinamente encauzando nuestros esfuerzos para resolver las necesidades prioritarias...” (Eduardo Saccone: fragmento de su discurso de asunción: en “La Defensa Popular” del 19/06/81)

“Yo tengo las riendas del Municipio” (Nelson Paladino, intendente interino:titular de “La Defensa Popular” del 15/07/81)

“...Es proyecto a largo plazo y si no surgen inconvenientes el Hospital será una realidad...” (Pedro Schinoni,intendente: fragmento declaraciones: en “La Auténtica Defensa” del 13/11/81)

9º-Enlace-diarios-

A la ascendencia del “bloque civil” logra un “pico” de decisión política en 1981, cuando se suceden tres intendentes (o Comisionados Municipales) al frente del Municipio, con el aditamento de que juegan un rol importante (pero no tan manifiesto) las empresas ESSO y Dálmine que colocan a dos de sus funcionarios empresariales en el ejecutivo comunal y ambos, respectivamente, del área de Relaciones Públicas de las empresas: Eduardo Saccone y Nelson Paladino.

El primero, con una relación más que afiatada a nivel comunitario, producto quizás de una estrategia político-empresarial que atemperara hacia afuera los “prejuicios” ideológicos que (todavía) algún sector de la comunidad mantuviera para con la firma norteamericana que poseía en su candidato a un recurso nada desdeñable para seguir incidiendo en la vida comunitaria de la “isla”, que tendría en la gestión a Nelson Paladino, hombre de “la Dalmine”, de dilatada trayectoria en el Club Villa Dalmine y la sociedad de fomento “Ariel del Plata”, que ocuparía la Secretaría de Gobierno.

Es dable plantear que el reclamo a las autoridades provinciales para que se nominara a un intendente del partido de Campana tuvo eco en los medios, tanto como en instituciones intermedias que adherían a la idea del candidato local:el “Rotary Club”, el CUCI, los “Barrios Unidos” ejemplifican parte del arco del “bloque civil” que resulta estimable analizar transitarían hacia otra gestión comunal lo menos traumática posible, para lo cual Saccone era una figura que, aún cuando ya había sido designado, agasajaba como todos los años en el club ESSO, al periodismo zonal en su día.

Mientras, el prefecto (RA) Amor recibía las salutaciones de despedida del periodismo, la “Dante”, tanto como “...una cena de agasajo... como despedida del personal municipal...” (34), que ponían término a sus funciones en una Campana que, semanas después, asistiría a una situación de “acefalía municipal”, producto de la licencia del intendente Saccone; lo que hizo que afloraran en la opinión pública los vaivenes de la puja política que anidaba en el “bloque civil” y reflejaba que “...Ante el total hermetismo de las fuentes oficiales municipales de estos días pasados, una gran gama de versiones ganó las calles de nuestra ciudad.

...que el señor Saccone regresaría dentro de treinta días... que por razones de salud no podría hacerse cargo... que Paladino sería designado interinamente... o en forma definitiva dado que contaría con un “vagone”... que el Dr. Reynoso habría renunciado... que renunciaría... o que no... que Cafferatta ha entusiasmado a su familiar, el Dr. Dib... que éste no quiere... que el Rotary Club muestra nuevamente su grave preocupación y envía nuevos telegramas a la gobernación... que resurgen anteriores candidatos... Carreras, Cacciabue, Carestía, Ramos, Sosa, Modarelli... que representan a distintos sectores... y nacen otros... Dellepiane (radical), Unamuno (justicialista), De Dominicis (desarrollista), Schinoni (demócrata cristiano)... aunque estos cuatro últimos se descuenta que no aceptarían por estar identificados con los grandes Partidos Políticos Nacionales.

"Y así entre versiones que van y vienen, nuestra comuna sigue sin cabeza... y anda...” (35), por un tiempo, ya que Paladino es confirmado interinamente por radiograma N° 6816 y de inicio, su gestión produce algún roce con gente de la prensa a la que le exigen credencial (36) para acceder a la conferencia de prensa donde se presenta en sus nuevas funciones.

Por otra parte,se concreta la jornada de protesta impulsada por la CGT, que obtiene magros resultados en la zona “...donde los servicios esenciales funcionaron con normalidad salvo los ferrocarriles que recién en horas de la tarde se normalizaron...” (37) y que en la Estación de Campana se patentizó con la presencia del Ejército que reclamaba a través del oficial a cargo del operativo, la concurrencia de los trabajadores adheridos a la medida de fuerza a la persona responsable del servicio, desde uno de los andenes.

Parecía que la supuesta “apertura” política comenzaba a desarrollarse a nivel comunal y que pasaría por la convocatoria al “Consejo Asesor de la Comunidad” en el que barrios o empresarios tendrían presencia en una gestión del gobierno “de facto” que anunciaba la realización de un nuevo Hospital para el ’82, para lo cual Paladino sostenía: ’’...Hablaba Martínez Estrada en “Radiografía de la Pampa” de esas planificaciones chatas y cuadradas, y Campana, señores, nuestra ciudad, cuenta con “trabajo a pleno”, relevamiento efectuado hace pocos días y que nos permite llegar a la conclusión de que, prácticamente, no existe desempleo en ésta...” (38).

Optimismo que no alcanzaría para impedir que se continuara tramando el recambio del intendente interino por otra figura que el “bloque civil” considerase más relevante, lo que finalmente ocurriría con la designación del tercer hombre del año en el Municipio y cuarto del Proceso.

La designación de Pedro Schinoni concitó la adhesión de dirigentes radicales, justicialistas, comerciantes, Rotary Club de Leones, fomentistas que habrán evaluado como positiva la designación resuelta para el ejecutivo comunal, ”...por cuanto se trata de un hombre de empresa, con gran aptitud para las tareas administrativas...” (39).

De todas formas,a la ciudad del “no me acuerdo” no le debe haber llamado la atención que el ministro de gobierno, Fernández Gil, sostuviera y seguramente creyera que no estaban dadas o existían condiciones para “...cuestionamientos al honor de las personas, que militares y civiles soportan con estoicismo para que nadie pueda decir que el Proceso no garantiza una absoluta libertad de opinión, [con] persecuciones que inventan.Todo ello con una sola finalidad: impedir que el PROCESO de REORGANIZACION NACIONAL (40), cumpla con el objetivo reiteradamente expuesto de darle a la ARGENTINA (41) una democracia no para los próximos 50 o 100 años, sino para siempre...” (42).

Supuesta eternidad democrática que los gobiernos “de facto” no ayudan a realizar, salvo por la torpeza infame con que imponen sus “razones”.

 

Notas

(34) Diario “La Defensa Popular” del 03/07/81: primera plana

(35) Diario “La Defensa Popular” del 15/07/81: pág. 3

(36) Diario “La Defensa Popular” del 17/07/81: pág. 8

(37) Diario “La Defensa Popular” del 23/07/81: pág. 2

(38) Diario “La Defensa Popular del 14/10/81: pág. 3

(39) Diario “La Defensa Popular” del 18/10/81: pág. 3

(40) En mayúscula, en el original

(41) Idem (34)

(42) Diario “La Auténtica Defensa” del 01/11/81: pág.3.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

x