DestacadosInvestigaciones - ArtículosRecorrimos Atucha: la seguridad y la constante capacitación como ejes principales de la visita

Federico Doello3 agosto, 2019

Días atrás recibimos la invitación de Nucleoeléctrica Argentina para recorrer nuevamente la planta de Atucha. La seguridad y la constante capacitación fueron los ejes principales de la visita, ambos aspectos tan cuestionados en la actual miniserie de televisión "Chernobyl".

Nucleoeléctrica Argentina es una empresa generadora de energía eléctrica, operadora de las centrales nucleares argentinas y encargada de la gestión de los proyectos nucleares del país. La compañía produce energía mediante la operación de las centrales Atucha I, Atucha II y Embalse. La potencia instalada total de sus tres plantas es de 1790 MW.

La Central Nuclear Atucha I fue conectada al sistema eléctrico nacional el 19 de marzo de 1974 y comenzó su producción comercial el 24 de junio de ese mismo año, convirtiéndose en la primera central nuclear de america latina. El complejo se encuentra ubicado en el km 115 del margen derecho del Río Paraná, ubicado en lima, partido de Zárate. Su nombre se debe a la donación de tierras que oportunamente donara Don Florencio de Atucha. Genera 1107 MW, energía para 4,5 millones de usuarios. Actualmente en el complejo trabajan 1100 personas en la operación y administración.

Embalse es la segunda planta planta nuclear construida en Argentina y tiene una potencia de 683 MW. La instalación está situada en la costa sur del embalse de Río Tercero, en la provincia de Córdoba. Su construcción inició el 7 de Mayo de 1974. El 20 de Enero de 1984 comenzó su operación comercial y finalizó su primer ciclo de vida operativo el 31 de diciembre de 2015. Luego de completar el proyecto de extensión de vida, la central alcanzó con éxito la puesta a crítico de su reactor el 4 de eEnero de 2019, iniciando el segundo ciclo operativo por un ciclo de 30 años. El reactor de la central es CANDU (Canadian Deuterium Uranium) y pertenece al tipo de instalaciones de tubo de presión, cuyo combustible es el uranio natural y su refrigerante y moderador el agua pesada.

DATOS

Cada combustible de Atucha II contiene 14.023 pastillas de uranio. Se recambia un elemento combustible cada 1,5 días en régimen de plena potencia. Tan solo una pastilla de uranio produce la misma energía que 40 garrafas de gas natural, 1000kg de carbón, 3 barriles de petróleo.

Inicio de recorrido junto a colegas de la prensa

La piedra fundamental de Atucha II se colocó en 1982, y en 1994 se paralizó hasta su reactivación en 2006. Atucha II alcanzó su primera criticidad el 3 de junio de 2014, y el 27 de ese mismo mes se sincronizó el generador al sistema interconectado nacional. Es una central nuclear de probado diseño al que se le incorporó la experiencia operativa obtenida de Atucha I. Cuenta con sistemas de seguridad actualizados al concepto de defensa en profundidad con barreras sucesivas, doble contención de acero y hormigón, separación física entre sistemas de seguridad y programa de vigilancia en servicio. La central cumple con todas las exigencias locales e internacionales y como todas las centrales nucleares argentinas cuenta con la Licencia de Operación por parte de la Autoridad Regulatoria Nuclear.

La planta utiliza el agua del Río Paraná. Entra con temperatura ambiente y pasa por filtros para limpiar impurezas; finalmente sale con algunos grados más. No genera impacto negativo en el ambiente acuático

Las turbinas de Atucha II giran a 1500rpm y tiene una longitud de 53 metros. Su capacidad de generación bruta es de 745mw y funciona las 24hs del día, los 365 días del año

Operarios realizando tareas de mantenimiento en el sector de las turbinas

LA SEGURIDAD EN ATUCHA

El Ing. Alejandro Sandá explicó que Atucha I cuenta con tres sistemas de seguridad, que fueron agregándose y reforzándose con el paso de los años. Atucha II, en cambio, cuenta con uno más y suma cuatro en total.

DENTRO DE LA ZONA RADIOLOGICAMENTE CONTROLADA

La zona está controlada por molinetes y cada persona que desee acceder a ella debe estar debidamente autorizada.

Cada trabajador ingresa con dos dosímetros (sirve para medir la dosis de radiación recibida), uno que es personalizado y hace una lectura que luego es analizada en un laboratorio, y otro que hace una lectura rápida en el momento.

Imagen de uno de los dispositivos que lleva consigo el operario. El de la foto corresponde al de la lectura rápida.

Estas cabinas son denominadas como "cadenas de medición", la de la imagen es la número n° 3, hay otras dos antes. Permite medir la radiación alfa, beta y gamma del trabajador.

SIMULADOR A ESCALA REAL CON LA MISMA TECNOLOGIA QUE LA SALA PRINCIPAL DE CONTROL

Tras finalizar el recorrido, el equipo de Nucleoeléctrica invitó a la prensa al simulador de la planta, réplica de la sala principal de control.

Cuenta con la misma tecnología y permite a los operarios capacitarse o realizar prácticas profesionalizantes.

El equipamiento fue comprado en España y traído hasta el país para su ensamblado final. En él se puedan desarrollar distintos escenarios o situaciones que pueden llegar a ocurrir en cualquiera de las plantas nucleares.

Tuvimos la oportunidad de participar en una de estas experiencias, disminuyendo la potencia nuclear de 100% a 0%, y dejando de entregar potencia eléctrica. El tablero instrumental comenzó a arrojar lecturas que luego deben ser normalizadas manualmente.

La sala jamás puede dejarse sola, siempre debe haber alguien presente

FOTO GRUPAL Y FIN DEL RECORRIDO. ¡Agradecemos a Nucleoeléctrica por la invitación!

x