DestacadosMiradas hacia el pasado ZarateñoLa Fábrica de Alcoholes de Pascual Varando

Carlos Riedel21 septiembre, 2019

Por Arq. Silvia Irene Baccino / Arq. María Luisa Sorolla.

Aspectos históricos

En la segunda mitad del Siglo XIX, la actual calle Hipólito Yrigoyen era la vía de comunicación entre los dos centros alrededor de los cuales se desarrolló la ciudad de Zárate a partir de sus orígenes: su plaza principal y el “Bajo” en torno al puerto. Al final de esta vía, cerca de la costa, se localizaban las construcciones de grandes dimensiones de la Fábrica de Alcoholes, Propiedad de Pascual Varando y Cía.

Fabrica Alcoholes Pascual Varando

Instalaciones de la Fábrica de Alcoholes vistas desde el río Paraná de Las Palmas

Pascual Varando nació en Buenos Aires el 12 de enero de 1851, estableciéndose en Zárate con su familia a partir de la instalación de la fábrica, en 1888, realizando una importante inversión en una industria floreciente en ese momento en nuestro país, señalándose a título informativo que destilerías de maíz similares a la de Zárate se establecieron en Campana, Baradero y San Pedro. El establecimiento zarateño ocupaba una superficie total de 30.000 m2, con un área edificada que comprendía una sexta parte de dicha superficie. La materialización de todos estos establecimientos industriales fue posible a partir de la denominada arquitectura “utilitaria”. Solo hace pocos años se inició el reconocimiento de los valores de las edificaciones destinadas a la producción, almacenaje y distribución: edificios portuarios, depósitos de mercaderías, almacenes de granos, elevadores, silos, mercados, usinas de energía eléctrica y de gas de excelente realización técnica y con enorme posibilidad de incorporación a los usos actuales como parte importante de nuestro patrimonio.

Los edificios de la Fábrica de Alcoholes pueden describirse, en base a los registros fotográficos, como un conjunto de volúmenes funcionales dispares que se van sumando: un cuerpo principal ejecutado en ladrillo a la vista sobre la calle Hipólito Yrigoyen, con dos volúmenes rectangulares de cinco niveles y una altura aproximada de quince metros en el centro que descendía luego a dos niveles en los laterales hacia el río y la ciudad. Completaban el grupo fabril una chimenea de ladrillo visto y otra metálica.

Fabrica Alcoholes Pascual Varando 2

La calle Mazzini (Hoy Hipólito Yrigoyen) en los primeros años del Siglo XX. A la derecha, los edificios de la Fábrica de Alcoholes de Pascual Varando y Cía.

Fabrica Alcoholes Pascual Varando 3

Vista de la Fábrica de Alcoholes a principios del Siglo XX

Es de destacar la estructura de hierro que cubría estos cuerpos laterales del edificio principal y su cubierta realizada en tejas francesas de la firma “Pierre Sacoman” existiendo, además, otros galpones de menor magnitud realizados en chapa ondulada. El masivo uso del hierro para las grandes luces y su rapidez para el montaje en seco conjuntamente con el uso del ladrillo visto y las chapas onduladas constituye la característica de la arquitectura industrial de fines del Siglo XIX.

El ladrillo de máquina daba lugar a interesantes aparejos evidenciándose ello en el cuerpo principal y alcanzando la excelencia en la ejecución de la chimenea circular. Muchos de estos materiales llegaban camuflados como lastre en los barcos que arribaban a nuestros puertos. La cantidad y el bajo precio hizo posible la utilización de tejas marsellesas, azulejos de Pas de Calais, chapas de cinc,  baldosas de cerámica francesa, elementos de terracota, ladrillos de máquina, etc. en las nuevas construcciones. También en Zárate, al igual que en otros lugares, se instalan hacia fines del Siglo XIX las fábricas de mosaicos y las de tejas y ladrillos como la denominada “Las Tullerías de Zárate”, inaugurada el 30 de diciembre de 1884.

Fabrica Alcoholes Pascual Varando 4

Construcciones de la Fábrica de Alcoholes vistas desde el muelle de madera del Puerto de Zárate.

Década de 1900

La instalación de grandes industrias generó la necesidad de alojar a los obreros de las mismas. En numerosos casos, los empresarios construyeron viviendas localizadas, en general, en la cercanía de las fábricas con los consiguientes beneficios para el propietario de un mayor rendimiento debido a la falta de transporte de los operarios. Esto dio lugar a tipologías arquitectónicas y urbanísticas como los conventillos y las casas de vecindad que en los establecimientos de mayor envergadura pasaron a formar los “barrios obreros”.

Siguiendo este modelo, al instalar la Fábrica de Alcoholes en Zárate, Pascual Varando construye a pocos metros de la misma las viviendas para la familias de operarios, básicamente inmigrantes que se afincaron en el lugar en lo que fue conocido en el Bajo como el “conventillo de Varando”. La edificación, de líneas simples, comprendía la manzana de Esmeralda, Comercio, Mitre y Aristóbulo del Valle y consistía en una “ele” con frente hacia las dos últimas calles, cercada por un cerco de alambre que delimitaba un patio común para todas las familias. La construcción era en ladrillo a la vista con una modulación regular determinada por las ventanas con rejas y un acceso ubicado en el centro de cada cuadra.

Lo que permanece

A principios del Siglo XX, las destilerías de alcohol atravesaron un momento crítico debido a las cargas impositivas que disminuyeron su rentabilidad. El 23 de  agosto de 1898 se había sancionado la Ley N° 3698 que gravaba el litro de alcohol que se introdujere o expendiere asfixiando a estas florecientes industrias, entre ellas la de Pascual Varando, que debieron paralizar sus actividades.

El diario local “El Eco de Zárate” bajo el subtítulo “importante remate” publica con fecha 20 de junio de 1917: “…Por orden del Banco Hipotecario Nacional se rematará el 27 del corriente, en el mismo local del Banco, calle 25 de Mayo 245, Capital Federal, la fábrica de aguardiente, perteneciente a los señores P. Varando y Cía. o a su concurso. Ocupa el establecimiento tres manzanas con todo lo en él edificado. La propiedad reconoce una hipoteca de 85 mil pesos y sale a la venta con la base de los mil pesos m/n. Es mucha plata en estos tiempos!...”

Evidentemente, luego del remate, debe haberse loteado la extensa propiedad efectuándose, también, el desmantelamiento y demolición de las instalaciones fabriles desapareciendo, de este modo, significativos hitos de nuestro patrimonio arquitectónico sin haberse planteado soluciones de refuncionalización y adecuación a las necesidades contemporáneas.

Como testimonio de este complejo fabril sobreviven en la actualidad dos edificios. Uno de los galpones -que se encuentra en los terrenos de la firma CIVIAL S.A. - , que conserva la estructura original de hierro de su cubierta y en el que sus propietarios realizaron importantes trabajos de puesta en valor.  

Fabrica Alcoholes Pascual Varando 5

Edificio de oficinas y vivienda de Pascual Varando y familia. Década de 1900

Fabrica Alcoholes Pascual Varando 6

El mismo edificio de altos en la década de 1980

Permanece, también, la construcción de dos niveles, de arquitectura italianizante, ubicada en la esquina de las calles Hipólito Yrigoyen y Esmeralda que fuera la vivienda y oficinas de Pascual Varando y que hoy alberga a la Escuela Media N° 2 y un establecimiento educativo del nivel inicial Su conservación nos permite contar con este edificio en el que funcionaron tres instituciones distintas (fue sede, también, de la Escuela N° 5 hasta la fecha de su relocalización), resistiendo su noble estructura por más de cien años.

Arq. Silvia Irene Baccino / Arq. María Luisa Sorolla

Fuente consultada: Era una vez… Zárate / Silvia Irene Baccino – María Luisa Sorolla /Buenos Aires. 1997

Asociación Amigos del Museo de Zárate / Quinta Jovita  -  Ituzaingó 278 - Tel. (03487) 422038

amigosmuseozarate@yahoo.com.ar / lajovita@argentina.com.ar

x