DestacadosMiradas hacia el pasado ZarateñoMemorias de Villa Fox: recuerdos y relatos

Carlos Riedel20 julio, 2019

Por Arq. Silvia Irene Baccino... Villa Fox es otro de los barrios más antiguos de Zárate. Constituye para sus vecinos el espacio compartido y cotidiano en el que muchos nacieron, crecieron, estudiaron, entablaron relaciones afectivas, trabajaron y diseñaron, entre todos, una forma particular de habitarlo forjando, a través del tiempo, un sentido de pertenencia y de identidad barrial.

VISTA AEREA DE ZARATE. 1921

Los apuntes históricos sobre los orígenes y evolución de Villa Fox que se presentan en esta MIRADA HACIA EL PASADO ZARATEÑO son el producto parcial de los recuerdos y relatos que surgieron en el encuentro que se realizó el día 15 de noviembre de 2008, en las instalaciones de la Sociedad Colombófila “La Mensajera de Zárate”, como parte del programa de recuperación de la memoria colectiva, iniciado en 2001, con el nombre de “El Museo y los Barrios”.

En este encuentro estuvieron presentes los siguientes vecinos e integrantes de la Asociación Amigos del Museo de Zárate: Lía Celia Lobato, Olga Lidia Parente, Dora Felisa Bas, Alicia Melo, Alicia Bochino, Ana De Mattía, Eduardo Carlos Fox, Judith López, Gladys Trápani, Oscar Melitón, Luis Miguel Ferrari, Graciela “Cuca” Zamarreño, Norma Germano, Carmen Valerio, Amelia Mena y Sergio D. Robles quien, también, ha colaborado en dar forma a estas evocaciones surgidas en el mismo.

En estos relatos -que hoy se presentan y que intentan reflejar una mirada hacia el pasado de Villa Fox apelando a la memoria individual en relación al espacio barrial- se recuerda cuando  toda la zona era campo; a los primeros vecinos; a los que lucharon por tener los equipamientos básicos: el agua, la electricidad, el pavimento, la escuela, el club, la iglesia, la salita de primeros auxilios; el accionar de la sociedad de fomento y, por sobre todas las cosas, los afectos y los lazos familiares y de amistad.

Los orígenes del barrio

Los orígenes de Villa Fox se remontan a la primera década del Siglo XX cuando, ya instalado el Frigorífico Smithfield, comenzó a formarse en sus proximidades una zona residencial para albergar a los obreros que allí trabajaban y a sus familias, en terrenos que habían pertenecido a James Fox, de origen irlandés, afincado en el Partido de Exaltación de la Cruz hacia mediados del Siglo XIX y fallecido en Capilla del Señor en enero de 1890. La creciente urbanización de la zona llevó a que, en enero de 1906, su viuda, Elena Murray, donara los terrenos para se levantara una escuela pública y una capilla.

ELENA MURRAY

-Doña Elena Murray de Fox-

En sus inicios los límites de este barrio se extendían desde la traza del Ferrocarril Central  Buenos Aires (luego Ferrocarril Urquiza) hasta el Barrio Smithfield y la estancia Copiapó y actualmente abarca desde las calles Pellegrini hasta Alférez Pacheco y desde Avenida Lavalle hasta las barrancas.

En su testimonio, el vecino Luis Ferrari, nacido en la punta de la barranca sobre la calle Dorrego en 1935, recordaba cuáles fueron los puntos de referencia que sirvieron de límites del barrio: “De Lavalle a las barrancas y desde el obelisco al pino. El pino estaba en la tranquera de Villa Smithfield; cuando el ómnibus de Cracco iniciaba su recorrido, se decía como referencia, salimos del pino”.  Más adelante, Ferrari dice que “lo que engrandeció a Villa Fox fue el Frigorífico Smithfield ya que vinieron muchas familias de Entre Ríos a poblar una zona que loteó mi padre. Todas trabajaron en el Frigorífico, eran 5000 personas”.

ESTACION ZARATE ALTO_

-Postal de la década de 1920. En primer plano la Estación “Zárate Alto” del Ferrocarril Central de Buenos Aires y hacia el sudeste el amanzanamiento y construcciones existentes en Villa Fox en ese entonces-

KIOSCO OBELISCO

-El kiosco-obelisco situado estratégicamente próximo al puente del Ferrocarril Urquiza en Justa Lima al 900 deslindaba, en cierto modo, la zona céntrica con el barrio Villa Fox. Fue lamentablemente demolido en la década de 1970.

 Grupo de personas, año 1958_

-Una de las unidades del servicio de transporte local que vinculaba Villa Fox con el Hospital-

Otros aspectos fueron recordados por Ferrari: “Aquí traje unas escrituras donde consta que Gigena le compra un terreno a Lucrecia de la Torre de Obligado y en donde figura Fox vendiendo el terreno y es interesante porque todo está firmado por el escribano Rómulo Noya. Lucrecia de la Torre tenía una franja de terreno que empezaba en la plazoleta “4 de junio” y la franja llegaba hasta la barranca, cuando mi padre la compró no le quiso vender la franja de la plazoleta y ella donó lo que cobró de esa venta para hacer la Escuela Nº 6 (el edificio nuevo), pero además donó el terreno para hacer la escuela pero el ministerio no quiso hacerla ahí, (en el terreno de la plazoleta)”.

También recuerda que “para ingresar a Villa Fox había que poner cadenas pantaneras; era muy común que el Dr. Agustín Melillo entrara en un carro lechero, para atender algún paciente que vivía en el barrio”. Con el tiempo se fueron pavimentando algunas calles, como la “San Lorenzo y después pavimentaron Justa Lima; la calle Dorrego se hizo transitable porque se compró la demolición de la sala de frío del frigorífico donde estuvo Reysol, el Anglo, los vecinos colaboraron y se puso sobre la calle todo ese escombro”.

En los relatos de Ferrari aparece, también, el chalet de Magnota, caracterizado por sus columnas de estilo corintio y sus palmeras y que “posiblemente sea el más viejo que hay en Villa Fox; lo compró hace unos setenta u ochenta años. Ese lugar tenía unas canaletas internas y por el paso del tiempo se le cayó el techo; allí funcionó un destacamento policial”.  También recuerda algunos relatos de su familia “a mi abuelo Dionisio no le gustaba el centro, fue al campo y compró lo que después fue el campo de Defensores, hizo el chalet ahí, era de dos plantas, ahí nació mi padre; después se empezó a poblar y mi abuelo se fue más lejos”.

La Capilla

La paulatina urbanización motivó a los fieles a impulsar la construcción de una capilla y a tal fin se constituyó el 28 de octubre de 1914 una comisión de vecinos, presidida por la Sra. Tecla Massa de Torcelli (madre del párroco de la iglesia del Carmen), que inició las tareas de reunir fondos para tal fin.

Las hijas y nietas de Elena Murray de Fox fueron las más activas propulsoras de la colecta; con la que contribuyeron numerosas familias de Zárate y sus alrededores destacándose en la misma la participación de muchos miembros de la colectividad irlandesa local.

La inauguración de la capilla, conocida originariamente como Nuestra Señora de los Dolores, tuvo lugar el domingo 29 de octubre de 1916 a las 10 horas, con una extraordinaria concurrencia que desbordó el recinto del templo y se extendió a lo largo de la calle mucho antes de la hora señalada. La ceremonia estuvo a cargo del Presbítero Dr. Gustavo Franceschi, siendo designados padrinos de la Capilla el Sr. Presidente de la República Don Hipólito Yrigoyen (representado por el Sr. José S. Massoni) y la Sra. Tecla Massa de Torcelli antes mencionada.

Arquitectónicamente la capilla fue resuelta en una sola nave, con sencilla cubierta de zinc a dos aguas. Sus lineamientos, en una mirada simple, recuerdan los templos románicos destacándose la gruesa caja muraria de ladrillos sin revocar. Su fachada simétrica presentaba en su composición original arcos de medio punto en los nichos laterales; en su acceso principal se repetía tal disposición, el mismo se encontraba enmarcado por dos robustas pilastras y presentaba como remate un campanario central en forma de espadaña. Completaban el conjunto dos rosetones lobulados que brindaban iluminación natural a la nave única. En décadas posteriores, la antigua y armónica fachada sufrió modificaciones que alteraron definitivamente su concepción original de la que da cuenta el dibujo realizado por la Arq. Mirta López.

REMODELACION CAPILLA Villa Fox_

-La fotografía muestra el inicio de los trabajos de “modernización” que alteraron la fachada original que solo hoy puede apreciarse en el dibujo realizado, hace varios años, por la Arq. Mirta López-

Carmen Valerio, fue docente y su familia es una de las más antiguas del barrio, recuerda que su abuelo Armidoro Valerio se estableció en Villa Fox junto a otros paisanos del pueblo de Torino di Sangro, de la Provincia de Chieti, como los Travaglini, Bigarella, Presenza, Cavuto, Iezzi y que su “abuelo junto a Domingo Cavuto y muchos otros levantaron con sus manos la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores, en terrenos donados por Elena Murray de Fox. Pero como en su ciudad de origen había una iglesia consagrada a Nuestra Señora de Loreto, hicieron una colecta y compraron una imagen que trajeron de Italia y bautizaron a la iglesia con ese nombre”.

Aunque al parecer, la imagen era de la Inmaculada Concepción, estas familias italianas, como los Caruso, Santoro, Ocello, Poggi, Saporossi, Parente, De Grandis, De Filippis, Ferrari, Liberatore, De Paolo, Brunelli, Mengucci, Torentini, Lobato, Sturba, Teti, y otras, en su mayoría trabajadores del Frigorífico y de la Fábrica de Papel, fueron devotas de aquella virgen.

En 1959 la capilla se convirtió en parroquia y adoptó oficialmente el nombre de Nuestra Señora de Loreto hasta el 4 de mayo de 1973 cuando el obispado de San Nicolás, del cual dependía Zárate, la rebautizó con el nombre de María de Nazaret.

Carmen recuerda con emoción que “las procesiones se hacían por Justa Lima y Larrea, donde está mi casa. Todos nos casábamos en la iglesia de Villa Fox, estoy sentimentalmente ligada con ese lugar”.

 PROCESION

PROCESION

-Procesiones partiendo de la Capilla de Villa Fox-

Algunos lugares y calles recordados

Dora Bas es otra de las primeras vecinas del barrio que brindó su testimonio. En su caso, los recuerdos que se remontan a su niñez y juventud los escribió en varias páginas facilitando, de este modo, la reconstrucción de una parte de la historia de Villa Fox.

En sus relatos señala cómo se fue transformando el paisaje natural a medida que el barrio se iba consolidando con la llegada de nuevos pobladores: “hoy la barranca de la Alberti se transformó y el cemento dijo su presente, y la escalera de material desemboca en la calle San Lorenzo. Otra escalera muy utilizada por los trabajadores del Frigorífico Smithfield era la llamada “la del tanque”, localizada en la calle Arribeños y que se distinguía por sus peldaños de chapa clavada y carbonilla”.

De “La Quintona” refiere que era propiedad de Traini y Ghiglioni, “donde se encontraba la mejor verdura. Allí llegaban los carros para cargar la hortaliza fresca recién cortada de la quinta”.

Por su parte, Olga Parente agrega que las calles del barrio Smithfield eran de carbonilla, a diferencia de las de Villa Fox y en “el pino” estaba la entrada a la cancha de fútbol del Club Smithfield que tenía un buen plantel de jugadores.

La Sociedad de Fomento

El 30 de agosto de 1942 se fundó la Sociedad de Fomento de Villa Fox con el objetivo de impulsar el progreso en ese sector de la ciudad. Se encontraban presentes Carlos Trápani, quien fue elegido su primer presidente, los hermanos Di Paolo, J. Klavic, W. Cabral, D. Teti, Mario Sturba, P. Valor, C. Santoro, M. Berond, S Heredia, L. Correa, P. Gentile, F. Arri, N. Arcich y J. Mac Carthy.

Las primeras reuniones se llevaron a cabo en la casa de Carlos Trápani y en la “Sociedad Ignacio Corsini”. Gladys Trápani recuerda que luego funcionó en un salón alquilado en la calle Justa Lima al 1700 “hasta que Martínez, Sturba y mi papá, que eran los comerciantes más fuertes, pusieron dinero y compraron una casa de la familia Castaño y compraron la actual sede en Larrea al 900 y en 1965 se juntaron varias personas y gracias al Dr. Saunders se reunieron para formar la salita de primeros auxilios; Villa Fox no tenía ni sala, ni médico, tenía sólo un enfermero que era el señor Vidal”.

La Sociedad de Fomento impulsó, en aquellos años iniciales, la realización de varias obras demandadas por los vecinos: incremento del alumbrado público en las calles del barrio; la construcción de veredas; la apertura de la calle Dorrego desde Justa Lima de Atucha facilitada por la donación de terreno (por donde debía abrirse la vía pública) realizada por la Señorita Gregoria Lastra y, luego, la continuación de Dorrego desde la barranca hasta la calle San Lorenzo lográndose, de este modo, la vinculación vehicular entre Villa Fox y Villa Florida. También por solicitud de la entidad fomentista, el gobierno municipal construyó una escalera en la bajada de la calle Bernardo de Irigoyen hacia la calle San Lorenzo que permitía descender sin peligro.

En el local de la Sociedad de Fomento (Larrea 928) también funcionó por algún tiempo una escuela nocturna para adultos y sus maestros dictaban sus clases ad-honorem. Algunos años después se dispuso la creación de un centro asistencial para las primeras atenciones sanitarias a sus asociados, que fue bautizado con el nombre “Dr. Agustín Melillo”, en homenaje al reconocido médico de nuestra ciudad.

Sociedad Juventud Unida Ignacio Corsini

El 27 de febrero de 1927 se fundó la Sociedad Juventud Unida “Ignacio Corsini” con finalidades recreativas y sociales destacándose, entre otras actividades, la exhibición de películas y la realización de romerías y bailes familiares.

El nombre de la institución fue asignado como homenaje al cantor de temas populares Corsini que visitó varias veces esta entidad. Su primer presidente fue Luis Diez y contaba como sede un amplio local en las calles López y Planes y Brown

Centro Asturiano

El Centro Asturiano fue fundado el 22 de marzo de 1913. En la Guía Comercial e Industrial de Zárate 1946 - 47 se señala lo siguiente en relación a esta institución: “Sociedad que persiguió los propósitos de Ayuda Mutua, Instrucción y Recreo. Su primer presidente fue D. Constantino Ferra. En cuanto a la personería jurídica, la obtuvo el 12 de diciembre de 1923. Posee un espacioso terreno, en Villa Fox, calle B. de Irigoyen y en el mismo un amplio salón para fiestas, además de una cancha de baby fútbol en su campo, donde periódicamente se efectúan encuentros. Es su actual presidente, D. Marcelino Castañón.”

Vecinos de Villa Fox recuerdan que en su sede se realizaban las grandes fiestas bailables donde se reunían hasta quinientas personas. En la década de 1990 el inmueble del Centro Asturiano fue vendido y, posteriormente, demolido completamente para construir el complejo residencial “Casas Mediterráneas”. En su concepción tipológica el edificio respondía a la denominada arquitectura ladrillera, ampliamente difundida en nuestro medio desde fines del siglo XIX y hasta las primeras décadas del XX, en la que el ladrillo fue el alma mater en este tipo de construcciones y, al mismo tiempo, constituyó la vestimenta final de las fachadas de numerosos ejemplos localizados en el centro y en los primeros barrios zarateños, entre ellos el de Villa Fox.

La Escuela

La Escuela Nº 6 fue fundada el 21 de noviembre de 1885 y gracias al legado dejado por la señora Lucrecia de la Torre de Obligado (1939) se construyó el actual edificio, ubicado en la calle Alem 1734, que fue inaugurado el 23 de octubre de 1942.

Gladys Trápani recuerda que en la década de 1930 -cuando ella era niña- Villa Fox no contaba con calles pavimentadas; textualmente señaló que “todo era barro, las maestras para ir a la escuela del edificio viejo y nuevo tenían que ir en carro por Justa Lima bajaban en López y Planes iban agarrándose de los alambrados, porque no había vereda, y para cruzar la calle, algunos vecinos ponían adoquines o pedazos de escombros grandes para que pasaron los maestros, eso fue hasta 1940”. Relata, también, que antes que ella ingresara a primer grado en la Escuela Nº 6, “Doña Lucrecia de la Torre donó los terrenos y los galpones que había allí, los llevaron a la carnicería de Oscar García que vivía al lado de la placita y en los fondos tenía caballeriza, eso se limpió y allí se instalaron los salones de la Escuela N° 6 mientras se construyó la escuela nueva”.

CENTRO ASTURIANO

-Edificio del Centro Asturiano poco antes de su demolición total para dar lugar a la construcción de un complejo residencial-

En su edición de fecha 24 de octubre de 1942 “El Debate” registró el acontecimiento de la inauguración oficial del edificio escolar, que contó con la presencia del Director General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires Dr. Antonio Bergéz. En un fragmento de la nota publicada se señala: “Actos magníficos dieron calor y entusiasmo a los agasajos. A las 16.15 horas la comitiva partía del muelle municipal en dirección al local de la escuela número 6, con el propósito de proceder a su inauguración oficial. Esperaban allí, conjuntamente con el personal del establecimiento, familiares de la donante del edificio doña Lucrecia de la Torre de Obligado. Entre ellas pudimos notar la presencia de las señoritas Juana María y Luisa de la Torre, Raúl de la Torre, Estanislao de la Torre, Dr. Horacio Pérez de la Torre, Miguel de la Torre, señoritas Julia y Sara Claypole Obligado, señora Emma Obligado de Davel, señorita Evangelina Davel Obligado, señorita Elsa de la Torre, señorita María Lucila de la Torre, señora Sofía Ibar de de la Torre, Leonie Pirson de de la Torre y señora Juana Forgues de de la Torre, como así el donante del terreno que ocupa el edificio de la escuela, señor Santiago Fox. Después de ejecutado el himno nacional abrió el acto el presidente del Consejo Escolar señor Carlos Trápani, quien pronunció un bien meditado discurso….Seguidamente usó la palabra la directora de esta escuela señorita María Felisa Núñez, quien también pronunció un discurso”.

ALUMNOS DE LA ESCUELA N° 6_

El Club Atlético Defensores Unidos

Por disidencias internas, asociados del Club Atlético Paraná se separaron y fundaron otra entidad social y deportiva con el nombre de Defensores de Paraná, el 14 de julio de 1914. Dos años más tarde se resolvió en Asamblea cambiar su denominación por la que sostiene en la actualidad. El primer presidente fue D. Juan Ferrari.

El primer estadio estuvo ubicado a la vera de la calle Lavalle entre Pellegrini y Bernardo de Irigoyen. En 1935 una Asamblea General autorizó la compra del predio llamado “el palomar” donde actualmente están sus instalaciones, vendría luego la pileta de natación, la cancha de básquet, la de tenis, la iluminación del campo de fútbol y la adquisición del inmueble de la Sucesión Castex, sito Rómulo Noya al 800 entre las calles Justa Lima de Atucha y Brown, donde tuvo su sede social y en el que luego de su demolición fue construido el actual edificio de propiedad horizontal.

Los vecinos se refieren con orgullo a esta entidad deportiva, emblema de Villa Fox y señalan que a la hinchada se la apoda “los villeros” y que el estadio recibe el nombre de “Gigante de Villa Fox”.

Con nostalgia, Alicia Bochino recuerda que su padre tenía sastrería frente al Club Defensores, cuando se construyó la pileta, la primera cancha de tenis, la iluminación… “el día que inauguraron la iluminación con las torres, yo cumplía quince años y las chicas estaban en la fiesta pero los muchachos no, porque estaban entretenidos jugando al fútbol, y yo lloraba como loca. Ese día había venido Boca, era el 20 de mayo de 1953”.

Cancha Club Defensores Unidos. 1932

-Vista de la cancha del Club Defensores Unidos. Año 1932-

En el reverso de la fotografía se lee el siguiente comentario: “Inauguración del Campo de Deportes del Club Atlético Defensores Unidos. Vista tomada durante el transcurso del partido entre la Primera División del Club A “San Lorenzo de Almagro” y el Primer Equipo “Celeste” y donde se impuso el equipo visitante por 4 Goals contra 2. Presenciaron este encuentro aproximadamente 5000 personas y se recaudó en concepto de entradas la suma “record” de $ 2400.”

Hacia la parte superior derecha de la fotografía se visualiza, sobre calle Bernardo de Irigoyen el inconfundible edificio del Centro Asturiano, demolido totalmente en la década de 1990.

INAUGURACION CANCHA DEFENSORES UNIDOS

-Vista de la cancha del Club Defensores Unidos. Década de 1930-

Jugadores de Defensores Unidos. Año 1935

En el reverso de la fotografía se lee el siguiente comentario: “Intermedia división de Club Atlético “Defensores Unidos”. Campeón Invicto del Año 1935. Forman este equipo de izquierda a derecha, parados: Carlos A. Floux (Linesman), Juan De Los Santos, Francisco Matteo, A. Damario, J. Pineda, L. López y J. Caruso. De rodillas: E. Lavagna, E. Castagno, l. Fernández, A. Pariz y E. Filippi”

El Club Sportivo Dorrego

Fue fundado en julio de 1940 por un grupo de jóvenes menores de edad; su objetivo fue formar un equipo de fútbol. De acuerdo al testimonio memorioso que brindó Judith López “las primeras reuniones se realizaron en la esquina de las calles Dorrego y San Martín, en un gallinero fuera de uso, de la familia de Oscar y Raúl Bertolini quienes fueron miembros fundadores junto con Víctor “Lito” Bonfanti, Bernardino Ferrero, Aníbal Di Doménico, Rubén Quintas, Héctor Travaglini, Juan Molina, Carlos Vila… Su primer presidente fue Silvestre Zamarreño; de ahí se mudaron a Dorrego 625 a una habitación que daba a los fondos de la familia Di Doménico y allí pagaban alquiler; luego el joven Tomás Carreras, que había abierto un bar en la calle Larrea entre Brown y Alem, convino con ellos explotar el bufet y el club una cancha de bochas y también tenían su sede de reuniones; ya contaban con su equipo de fútbol en el cual jugaban los fundadores más Almada, Pascal, Vulich. Pasaron unos años y tuvieron que organizar una comisión con gente mayor de edad, así fueron presidentes Lalo Zamarreño, Tito Arona, Raúl Arona, Marciano Chuliver, Di Doménico y Pedro Di Doménico hijo.

Ya por 1943 se mudan a Laprida entre Alem y Moreno, a una casa que había sido habitada por la familia Laino durante muchos años, pero ellos eran inquilinos; el equipo de futbol resultó exitoso y cuando se realizó el primer campeonato independiente organizado por la Revista Deporte y Cultura, que editaba y dirigía Millán Ramos, jugaron con pueblos vecinos… Siendo un pequeño equipo, fueron los primeros en entregar camiseta, medios, pantalón y toalla a sus jugadores.

En la nueva sede organizaron bailes donde generalmente actuaba la Típica Berenguer, los bailes los hacían en el Centro Asturiano… El edificio pasó a ser del Club por una expropiación al Sr. Apezteguía que era dueño de las tierras hasta la calle Reniboldi, (hoy Alférez Pacheco) donde había una gran quinta con una vieja casa, con su frente a la calle Reniboldi. La casa del Club estaba habitada por la familia Laino que eran los caseros.”

La Placita

Gladys Trápani recuerda: “yo nací en el Bajo, sobre la calle Hipólito Yrigoyen y a los seis años me instalé en Villa Fox, con mis padres, en la esquina de Marcelino Ugarte y Larrea, cuando Zárate se llamaba General Uriburu. Mi padre era empleado de farmacia, tenía la regencia de un farmacéutico y le permitieron estar al frente de una farmacia gracias a Oscar Molo que era farmacéutico y su amigo”.

Recuerda, también, que cuando ella era niña existía un terreno baldío en Justa Lima y Larrea, que se pensaba lotear, “entonces mis padres y unos vecinos se juntaron y pidieron que se hiciera una placita y se terminó haciendo la placita que tenemos:” 4 de junio”, “Libertad” o “Villa Fox”.

La plazoleta fue inicialmente bautizada con el nombre de “4 de Junio” en conmemoración al golpe de estado de 1943 que derrocó al presidente Ramón S. Castillo estableciendo un gobierno militar. El 26 de septiembre de 1955, luego del derrocamiento del General Juan Domingo Perón, fue reemplazado por “Libertad” y, finalmente, a través de la sanción de la Ordenanza N° 1691, de fecha 3 de agosto de 1973, el Honorable Concejo Deliberante restituyó la denominación de origen.

Por su parte, Carmen Valerio relata que “en la placita de Villa Fox había una parada de taxis donde trabajaba mi padre Domingo Valerio, mi papá hacia los viajes con descuentos; se compró un Chevrolet 1951 asociado con mi tío y luego de terminarlo de pagar lo vendieron. El auto tenia pantaneras que servían para ir a Villa Massoni y a veces le pagaban con gallinas”.

Asociación Colombófila “La Mensajera de Zárate”

Hacia mediados de 1886, más precisamente el 15 de agosto, llegan a Buenos Aires procedentes de Bélgica, su país natal, Emilio Duvivier y Pedro van den Zanden; su destino era Zárate con el propósito de trabajar en el montaje y puesta en funcionamiento de la Fábrica de Papel. Los belgas traían consigo las primeras palomas mensajeras que llegan a suelo argentino y, desde hace un tiempo, se reconoce la fecha inicialmente citada como el inicio de la colombofilia argentina.

“La Zarateña” -sociedad colombófila decana en todo el país- fue fundada el 18 de febrero de 1900.  Con el correr del tiempo y el desarrollo de esta noble actividad deportiva un grupo de vecinos vio la necesidad de darle a Villa Fox una nueva entidad y decide fundar el 1º de mayo de 1962 la Asociación Colombófila “La Mensajera de Zárate”; su primera comisión estuvo presidida por Ernesto A. Kremer (h), e integrada por Antonio de San Joaquín como vicepresidente; Hugo Díaz, secretario; Cecilio Vila, prosecretario; Victorio Piccirilli, secretario de actas; Avelino Echeverry, tesorero; Luis Mastaglio, protesorero; Cecilio Pascal, comisario de carreras; Pedro Poggi, subcomisario; José Bigarella, Justo Klaucich, Carlos Conturbi, vocales titulares; Alberto Coaraza y Francisco Morici, vocales suplentes y Revisores de Cuentas: Raúl Echeverry y Benjamín Bárcena. Al poco tiempo, por razones de salud Kremer renunció siendo reemplazado por Alberto Bigarella; con notable esfuerzo llegaron a contar con el inmueble donde actualmente se encuentra la sede: esquina de Justa Lima de Atucha y Alberti.

El “castillo” de Ferrari

El maestro de obras Don Dionisio Ferrari -nacido en diciembre de 1845, en Lugano (Suiza)- llegó a Zárate en 1866. Si bien al principio vivió en el centro del pueblo, luego se trasladó con su familia al sector de la ciudad que sería conocido como Villa Fox. Construyó su primera vivienda en el predio que actualmente pertenece al Club Atlético Defensores Unidos.

CASTILLO DE FERRARI

-Vista del “castillo” diseñado y construido por el maestro de obras Don Dionisio Ferrari-

Hacia 1893 construyó su nueva casa: “el castillo”, ubicado en la calle Dorrego y las barrancas, que no pudo completar en su totalidad, dado que la había proyectado con dos fachadas iguales, una con frente a la barranca y con cuatro torres miradores. De acuerdo a los relatos de su nieto en la referida construcción Don Dionisio recicló materiales provenientes del edificio municipal existente en el centro de la plaza principal, demolido en 1883.

CASTILLO DE FERRARI

-El acceso al “castillo” estaba definido por una importante escalinata con balaustrada-

CALLE DORREGO Y EL CASTILLO DE FERRARI_

-Fotografía actual de la calle Dorrego en la que destaca “el castillo” de la Familia Ferrari -construido hace más de cien años por Don Dionisio- como hito significativo del paisaje urbano-

Don Dionisio asentó su tan pintoresca vivienda en un gran terreno, cuya tranquera estaba en lo que hoy es Dorrego y Justa Lima. Según el testimonio de su nieto, “con el correr de los años compra la parte de sus hermanos, además adquiere los terrenos de la sucesión Lastra y una franja de Doña Lucrecia de la Torre de Obligado. El dinero que cobró de la venta, doña Lucrecia lo donó para construir la Escuela Nº 6. Contando ya con unas diez manzanas que abarcaba de la calle Alberdi hasta el 1650 de Justa Lima y desde Justa Lima hasta las Barrancas, procede a lotear dando origen a varias calles entre ellas la querida Dorrego (Villa Ferrari). Así comienza a habitarse nuestra calle que contó en su principio con una gran escalera para luego, en el año 1944, convertirse en empedrada”.

CALLE DORREGO

-Imágenes de la calle Dorrego luego de los trabajos de puesta en valor de este Sitio Patrimonial Urbano de Interés Municipal-

La calle Dorrego, en el tramo comprendido entre las calles Justa lima de Atucha y San Lorenzo fue declarada Sitio Patrimonial Urbano de Interés Municipal por Ordenanza N° 3446, sancionada el 20 de mayo de 2004, habiéndose realizado durante la actual gestión municipal las obras de puesta en valor de este ámbito de características únicas en Villa Fox y fuertemente enraizado en la memoria de sus vecinos.

Fuentes consultadas:

· Baccino Silvia Irene y Sorolla María Luisa: “Era una vez… Zárate”. Buenos Aires, julio de 1997

· Revista “Cien Ciudades Argentinas” Zárate. Entrega N° 4 / Junio de 1927

· GUÍA COMERCIAL E INDUSTRIAL DE ZÁRATE - 1946 / 47 - Antonio Millán Ramos (h.) Editor

·ASOCIACIÓN COLOMBÓFILA LA MENSAJERA DE ZÁRATE: 1962-1987

· BAS, Dora: (1987) “Historias de Villa Fox”, mimeo.

·“El Debate”, 24 de octubre de 1942.

· FERRARI, Luis Miguel (s/f) Historias de la calle Dorrego (mimeo)

·ROBLES, Sergio D., Baccino, Silvia I. y otros (2005) “Espacios de Fe. La religiosidad de los zarateños”. Publicaciones del Museo Histórico Quinta Jovita y el Archivo Histórico de la Municipalidad del Partido de Zárate. Bs. As., De los Cuatro Vientos Editorial.

·TESTIMONIO de los vecinos: BAS, Dora Felisa; BOCHINO, Alicia; FERRARI, Luis Miguel; FOX, Eduardo C.; LOBATO, Lía Celia; LÓPEZ, Judith; PARENTE, Olga Lidia; TRÁPANI, Gladys; VALERIO, Carmen Lourdes.

Quinta La Jovita

Asociación Amigos del Museo de Zárate Quinta Jovita -  Ituzaingó 278 - Tel. (03487) 422038

amigosmuseozarate@yahoo.com.ar / lajovita@argentina.com.ar

x