DestacadosInvestigaciones - ArtículosLas otras muertes por Armando Borgeaud

Carlos Riedel29 junio, 2020

Por Armando Borgeaud... Lo estamos viendo. El Covid19 tiene un grado de contagiosidad alarmante y no existen hasta ahora, plasma mediante, tratamiento ni vacuna. Como consecuencia, el incremento de muertes y la saturación del sistema de salud vienen amenazando al mundo y a nuestro país, especialmente en el área del AMBA, con consecuencias catastróficas, basta mirar en estos días hacia Brasil, Chile o Estados Unidos, para poner las barbas en remojo. Esta situación confirma hora tras hora, la necesidad de incrementar y sostener, el tiempo que sean necesarios, la conciencia de las personas de cumplir con las medidas sanitarias que se vienen reiterando desde la OMS y desde nuestro Ministerio de Salud, para evitar el aumento de los contagios. También es clave el accionar del estado en socorrer a los sectores más desprotegidos de la sociedad, los más expuestos al contagio por su fragilidad.

EL ÁRBOL Y EL BOSQUE

No obstante, y como complemento a la preocupación respecto al estado sanitario de la población en general, es bueno revisar la información de estadística de la mortalidad, de acuerdo a las principales afecciones, correspondiente a los años 2014, 2015 y 2016, de la Provincia de Buenos Aires, extraída de la página de la Secretaría de Hacienda de acceso libre. También con datos del orden nacional, de la página  http://Argentina.gob.ar. donde se encuentran actualizados hasta el 2017

¿Con qué objeto ?

Primero, porque siempre es preferible saber a desconocer, y porque comparar resulta una forma de arrimarnos, a veces, a conocer la verdad, siempre tan esquiva y escurridiza. Una forma de saber dónde estamos parados y no caer en la desesperación que la ignorancia suele potenciar.

Segundo, para darnos cuenta, si es que hace falta a esta altura, el nivel de descuido que viene sufriendo el sistema de salud pública y privada en el país durante las últimas décadas. En este sentido es oportuno recordar, que por ejemplo, en Zárate, con la mitad de los habitantes de hoy, tuvimos activas el triple ( por lo menos ) de clínicas privadas de las que existen actualmente y que las sucesivas crisis económicas, con las consecuentes devaluaciones, entre otras causas, fueron haciendo desaparecer.

Tercero, para observar con detenimiento los números de los fallecidos y las causas de dichas muertes, año tras año, y reflexionar sobre lo poco que se hace para disminuirlas, en la provincia de Buenos Aires y en el resto del país. Es imposible no sentir un escalofrío por la espalda al escuchar, ver y leer los minuciosos informes diarios de las muertes por la pandemia, y preguntarnos, ¿qué pasaría si hiciéramos lo mismo con las víctimas de afecciones cardiovasculares, respiratorias, tumorales y sigue la lista, incluidos los miles de decesos por accidentes viales, a lo que deben sumarse el número de heridos graves por esos siniestros que no aparecen en los registros ? No quedaría mucho espacio para hablar de otros temas.

LOS RIESGOS DE ABANDONAR LA PREVENCIÓN

Por último, valdría la pena hacerse algunas preguntas que surgen combinando el sentido común, la información del Ministerio de Salud de la Nación y el resultado de algunas conversaciones informales con clínicos y cardiólogos con amplia experiencia.

 Los distintos tipos de cáncer, en hombres y mujeres, excepción del de Próstata en los hombres, vienen disminuyendo, haciendo un promedio grueso, alrededor de un 2% o 3% por año. ¿Qué puede suceder con estas enfermedades en los próximos años si, como está ocurriendo, las personas dejan de concurrir a los consultorios o las clínicas y hospitales, por miedo al contagio del Covid 19, si hoy las muertes por tumores rondan los 25000 decesos por año en nuestra provincia ? (uno se tienta a utilizar porcentajes sobre las 1000 muertes promedio en Zárate en los últimos años, para deducir el impacto de esas causas en nuestra ciudad )

 En charlas informales, algunos experimentados cardiólogos zarateños no desaprovechan la oportunidad de informar, cada vez que pueden, que desde el comienzo de la pandemia han reaparecido tipos de infartos que hacía más de treinta años no se veían, debido a las campañas de prevención y principalmente a los avances tecnológicos en el ámbito de la medicina. Si hoy esa causa es la que más vidas se lleva, aproximadamente 35000 en 2016 en la provincia, ¿cuánto pueden incrementarse este año o los próximos las muertes, si se abandonan las visitas a los cardiólogos ?

 La pregunta aparece inevitable: ¿alguien está mirando estos números? Esperemos que si...

 

x