DestacadosMiradas hacia el pasado Zarateño"La Jovita". Dos momentos en sus cientos cincuenta años de historia

Carlos Riedel28 junio, 2020

Por Arq. Silvia Irene Baccino... El 28 de junio de 1996 quedó inaugurado el Museo Histórico de Zárate en su nueva sede conocida como Quinta “La Jovita”. La propiedad, que fue construida por Manuel José de la Torre y Soler en las últimas décadas del Siglo XX, fue donada a la Municipalidad de Zárate por sus descendientes Hortensia Pérez de la Torre y Ana Inés y Hernán Horacio Leiva.

Esta MIRADA HACIA EL PASADO ZARATEÑO refleja algunos aspectos destacados de esos dos momentos de la histórica casona: En sus orígenes, residencia de una tradicional familia fuertemente relacionada a los orígenes y evolución de Zárate y, desde 1996, centro de referencia ineludible para el conocimiento del pasado local desempeñando, por consiguiente, una función social relevante al ayudar a construir la base de la identidad cultural de la comunidad.

“La Jovita” y sus habitantes

Residencia de una familia tradicional y de referencia obligada desde los tiempos en que Zárate se separó de Exaltación de la Cruz (1854) “La Jovita” guarda en sus más que centenarios ambientes interiores y jardines, por una parte, las historias de quienes la habitaron desde los momentos iniciales de su construcción y, por otra parte, las vivencias de su transformación en uno de los más emblemáticos recintos que investiga, guarda, exhibe y difunde la historia de los zarateños.

En relación a quienes la habitaron desde sus orígenes y durante más de cien años la publicación: HISTORIAS DE FAMILIAS. LOS DE LA TORRE. LA QUINTA JOVITA refiere textualmente:

“Sobre terrenos comprados a Josefa Anta de Azcurraín, Manuel José de la Torre edificó su vivienda particular hacia 1870, a la que bautizó con el nombre de Quinta “La Jovita” en honor a su esposa Jovita Godoy Soler. Tres generaciones de la familia la habitaron por espacio de más de un siglo: Manuel José y Jovita con sus hijos Carlos María y Ana María y Máxima (Pacita) Godoy (la hermana soltera de Jovita); más tarde del matrimonio de Ana María con el teniente Aniceto Pérez, llegarían los nietos Ana América (Mamameca), Luis A., Horacio B., Hortensia (Tene), Manuel José y Ana María Angélica (Mariquita) Pérez de la Torre. Solamente Ana América y Luis contrajeron matrimonio, la primera con quien sería el general Joaquín Leiva -padres de Joaquín Horacio (Quino) y de Luis Augusto (Pepe)- y el segundo con Eusebia Esther del Mármol -padres de Ana María, Luis, Alicia, Manuel José y Hortensia-.

Manuel José de la Torre nació en Buenos aires el 15 de abril de 1830. Siendo casi un niño conoció el exilio durante la época de Rosas debiendo huir con sus padres y hermanos a la Banda Oriental. De regreso al país contrajo matrimonio en Capilla del Señor con su prima Jovita Godoy con quien tuvo varios hijos, de los cuales le sobrevivieron dos: Carlos María (1862-1927) casado con Luisa Condomí Alcorta, sin sucesión, y Ana María Mercedes Jovita (1867-1965) … Al crearse el Partido de Zárate Manuel José fue electo procurador municipal en 1855, desempeñándose en lo sucesivo como presidente de la Municipalidad, juez de paz, comandante de guardias nacionales. Durante los sucesos de la Revolución Radical de 1993 adhirió a la misma, siendo designado comisionado municipal el 22 de agosto, por el interventor nacional de la Provincia de Buenos Aires. En la vida privada Manuel José se dedicó a la explotación de su establecimiento de campo “El Argentino” dedicado al engorde de vacuno y lanar y a la cría de caballos de raza. En su ancianidad se convirtió en una especie de patriarca local, venerado por sus convecinos. Falleció el 26 de setiembre de 1913. Desde 1915, una calle de nuestra ciudad lleva su nombre.

-Escenas de la vida familiar de los Pérez de la Torre en la “La Jovita”-

-Ana América (Mamameca) y Ana María (Mariquita) Pérez de la Torre-

-Ana María Mercedes Jovita de la Torre de Pérez y sus seis hijos en una reunión familiar en “La Jovita”-

-“La Jovita” localizada en Ituzaingó 278-

En “La Jovita” encontraron la hospitalidad de sus dueños Domingo F. Sarmiento, acompañado por una de sus nietas, el payador Gabino Ezeiza y los legendarios versos de su “Heroica Paysandú”, el general Edelmiro Mayer, el médico Oscar Ivanisevich -amigo de Horacio- quien fuera ministro de educación de Perón, los dirigentes radicales Ricardo Balbín -quien pernoctó en varias ocasiones- y Raúl Alfonsín -más tarde presidente de la República- y el pariente de la misma sangre Otálora y Soler: el escritor Jorge Luis Borges. Entre la gente de servicio de “La Jovita”, algunos nombres han sido rescatados del tiempo: el moreno Toribio Latorre o Villagra -que supo refrescar la sed del inquieto Sarmiento-; el cochero colla Quipildor, traído de Salta por Don Aniceto Pérez; Cirila; la cocinera correntina Inda; Felisa y Josefa Cristando, dama de compañía de Ana América y jardinera de “La Jovita”.

"Los últimos habitantes de la casona mantuvieron vivas las viejas tradiciones familiares en un entorno, aunque decadente, impregnado de misterio para visitantes y curiosos. El autor de estas páginas recuerda de sus visitas adolescentes a “La Jovita”, la mágica sensación experimentada, al trasponer las pesadas puertas de hierro e ingresar a un “mundo” donde el tiempo pareció detenerse junto a sus afables habitantes, entre una sucesión de objetos que constituían verdadera reliquias por el carácter solemne que le imprimían sus propietarios: la Virgen en una cápsula de madera, realizada por los indios del Cuzco y que perteneció a Otálora, un fusil a chispa marca Tower que dejó uno de los oficiales ingleses detenido en la estancia de Areco en tiempo de las invasiones, el bastón de unicornio marino, la chocolatera de Rivadavia, el abanico en nácar de la mujer de Saavedra…

En 1987, luego de la muerte del escribano Manuel José y de su hermana Ana María Pérez de la Torre, la casa quedó deshabitada y la última heredera, Hortensia Pérez de la Torre -fallecida a los 104 años de edad en 2002- conjuntamente con sus sobrinos nietos Ana Inés y Hernán Horacio Leiva donaron la propiedad con el objeto de ser sede del Museo Histórico de Zárate.”

-Hortensia Pérez de la Torre (Tene)-

-Escenas de la vida familiar en la “La Jovita”-

A continuación, se transcribe la manifestación de voluntad de Hortensia Pérez de la Torre sobre la donación de la Quinta Jovita: “En el día de la fecha, yo Hortensia Pérez de la Torre en pleno dominio de mis facultades mentales, veo con agrado y manifiesto mi total complacencia la decisión de donar el edificio de la casona “La Jovita” ubicada en la calle Ituzaingó 278 Partido de Zárate a la Municipalidad del mismo Partido. Al tener conocimiento que la donación se efectúa con un objetivo de bien para toda la comunidad e incluso permitirá la conservación del edificio, desearía que se tomen las medidas para asegurarse que la donación cumpla los fines mencionados anteriormente. Manifiesto mi total aprobación de este proyecto y a fin de que quede constancia de mi parecer es que he redactado la presente en Buenos Aires el día 1º de Diciembre de 1993. Hortensia Pérez de la Torre.”

“La Jovita”, sede del Museo Histórico de Zárate

Con esta donación se abrió una nueva instancia en la historia de “La Jovita”. El Museo Histórico de Zárate -que había iniciado sus actividades el 1 de setiembre de1991, en la vieja estación Zárate Alto del exferrocarril Urquiza- tendría entonces, al concretarse la donación con cargo de la casona familiar con la sanción de La Ordenanza Nº 2881 del 4 de noviembre de 1993, su sede definitiva. El inmueble fue declarado de Interés Municipal según Artículo 2º de la citada Ordenanza y años después, Monumento Histórico y, algunos años más tarde, Patrimonio Cultural de las Provincia de Buenos Aires por Ley Nº 12.333/99.

Arquitectónicamente “La Jovita” repite y recrea los elementos de la casa quinta compuesta por la vivienda familiar, a la que se accede por el jardín situado sobre la calle Ituzaingó, definido como un sector abierto con bancos y macetero central. Sigue luego la casa principal, un segundo patio de baldosas rojas y aljibe, delimitado por las dependencias de servicio, con anchos muros y tejas francesas y finalmente, el parque posterior, extenso, con densa y frondosa vegetación que invita al paseo y en el que, en tiempos pasados, se disputará más de una riña de gallos. Por último, las caballerizas y cocheras, ubicadas lateralmente junto al acceso de carruajes sobre la calle Adolfo Alsina, completaban la composición. Todo este sector, hoy ha desaparecido, dando lugar a la construcción de un edificio multifamiliar.

La casa es de planteo simétrico, espacialmente está conformada por la loggia, una sala y comedor centrales y las habitaciones dispuestas lateralmente. Las fachadas de sobrias líneas italianizantes, tienen un tratamiento uniforme destacándose, al frente, la loggia enmarcada por ambas habitaciones y definida por esbeltas columnas. Las pilastras, de capiteles corintios, marcan el ritmo vertical de las mismas, encuadrando los diversos vanos, y la línea de zócalos, frisos y cornisas dan el ordenamiento horizontal, rematando en una balaustrada de terracota.

Destacan, además, las relaciones contextuales con su emplazamiento en sector de barrancas, conformando junto a la sede del Club Paraná, la Quinta Azucena y algunas viviendas unifamiliares un sitio urbano de notables características arquitectónicas y paisajísticas.

Las condiciones edilicias en que se recibió la casona evidenciaban un avanzado estado de deterioro que llevó a la Municipalidad de Zárate a iniciar una serie de acciones tendientes a la puesta en valor de “La Jovita”; bajo la dirección técnica de la arquitecta María Luisa Sorolla y de quien relata esta MIRADA HACIA EL PASADO ZARATEÑO y con la colaboración de siempre de la Asociación Amigos del Museo y de los vecinos, el inmueble comenzó a ser nuevamente habitable, recuperando gradualmente su antiguo esplendor.

Esta experiencia de puesta en valor de “La Jovita”, iniciada hacia fines de 1993 y que se prolongó hasta 2007, privilegió los criterios de conservación del patrimonio construido, la significación de la casa en sí misma y su destino a constituirse en un centro de referencia ineludible para el conocimiento del pasado local desempeñando, por consiguiente, una función social relevante al ayudar a construir la base de la identidad cultural de la comunidad.

-Patio de las Glicinas en la década de 1970-

Los trabajos se efectuaron con un fuerte compromiso de los gobiernos municipales que se sucedieron, de empresas, de la comunidad en general y de la ASOCIACIÓN AMIGOS DEL MUSEO DE ZÁRATE, contribuyendo, cada una en la medida de sus posibilidades, con el recurso necesario para concretar cada una de las etapas de puesta en valor de este Monumento Histórico Provincial tan significativo cuyo objetivo ha sido preservar, investigar y difundir la memoria e identidad de la comunidad zarateña.

-Imágenes de la restauración de la fachada principal (1999-2000) a cargo de Juan Carlos Nadali (fotografía superior) y de las fachadas laterales (fotografías inferiores) realizada, en el año 2004, por Alberto Martínez; ambos maestros albañiles y artesanos especializados en la puesta en valor de edificios patrimoniales

La inauguración oficial de la nueva sede del Museo se llevó a cabo el 28 de junio de 1996 con la presencia del entonces intendente municipal Oscar Felipe Morano, de autoridades e instituciones de la comunidad, de miembros de la Asociación de Amigos y de público en general.
Durante ese año se exhibieron las muestras: “Iglesias y casonas de Buenos Aires”, “Todos a la Plaza”, “La Música en Zárate”, “Carnavales eran los de antes” y “Así veraneaban los zarateños”. Asimismo, se realizaron dos serenatas folclóricas y en extensión cultural, el taller sobre Historia de Zárate y los cursos de Apreciación Cultural sobre la música en Europa en los siglos IX al XVI y de Paleografía Hispanoamericana. En adhesión al Día del Patrimonio Nacional el Arq. José María Peña, director del Museo de la ciudad de Buenos Aires, brindó una charla sobre “El Patrimonio y la Memoria” y se inauguró la muestra de trabajos seleccionados del concurso “Mancharte”.

-Fachada principal recién restaurada (1999-2000) por el maestro albañil zarateño Juan Carlos Nadali-

Hace, entonces, veinticuatro años que el Museo Histórico funciona en su sede definitiva; la casa principal de “La Jovita” se halla ambientada con muebles, adornos y los más diversos elementos de la vida cotidiana que pertenecieron a los Pérez de la Torre y a otras familias zarateñas. En las salas con frente al Patio de las Glicinas y en el patio mismo se exhiben colecciones de envases, utensilios domésticos, elementos arquitectónicos, rejas, detalles ornamentales, entre otras colecciones.

-Exposición permanente. Fotos Nilda Gianfelice-

El Museo Histórico de Zárate desarrolla una sostenida tarea de extensión cultural a través de sus exposiciones permanentes y temporarias como, así también, a través de visitas guiadas, cursos, publicaciones, espectáculos, obras teatrales relacionadas con la historia local.
Tiene, también su sede el Archivo Histórico Municipal creado el 20 de agosto de 1987 (Ordenanza Nº 2417) con el objeto de reunir, ordenar, clasificar y conservar el patrimonio histórico documental a fin de ponerlo a disposición de los investigadores y del público en general. Cuenta con una sección de documentos oficiales y una sección hemeroteca con colecciones de diarios El Debate; La Voz del Pueblo; El Pueblo; El Limeño… y revistas: Deporte y Cultura; el Positrón; Ciudad Z, entre otras.

Fuentes consultadas
• Baccino Silvia Irene y Sorolla María Luisa. “Era una vez… Zárate”. 1997
• Botta Vicente Raúl. “Historia de Zárate 1689 - 1909”. La Plata. 1948
• Robles Sergio Daniel - Baccino Silvia Irene y otros. “HISTORIAS DE FAMILIAS. LOS DE LA TORRE. LA QUINTA JOVITA”. Publicaciones del Museo Histórico Quinta Jovita y el Archivo Histórico de la Municipalidad del Partido de Zárate. Editorial de los Cuatro Vientos. Buenos Aires. Marzo de 2006

Asociación Amigos del Museo de Zárate Quinta Jovita - Ituzaingó 278 - Tel. (03487) 422038

http://amigosmuseozarate@yahoo.com.ar / lajovita@argentina.com.ar

x