DestacadosMiradas hacia el pasado ZarateñoEl Hospital Regional de Zárate

Carlos Riedel5 mayo, 2019

Por Arq. Silvia Irene Baccino... El HOSPITAL REGIONAL DE ZÁRATE fue creado por iniciativa del Dr. Horacio Pérez de la Torre y del diputado Ireneo Mario Castex. Al acto inaugural, que se realizó el 23 de abril de 1930, asistieron el Director General de Higiene Dr. Joaquín Durquet; el Secretario de la Repartición Dr. Luis Rascovsky y el Intendente Municipal Estanislao de la Torre, entre otros funcionarios provinciales y municipales. Su primer director fue el Dr. Horacio Belisario Pérez de la Torre y el subdirector el Dr. Eduardo Brandt.

El Hospital Regional en tiempos previos a su inauguraciu00F3n. 1930

LA NECESIDAD DE UN NUEVO HOSPITAL

Desde fines del siglo XIX y durante las tres primeras décadas del siguiente, la asistencia social y el cuidado de la salud pública en Zárate era brindada a través del Hospital de Nuestra Señora del Carmen, fundado y administrado por la Sociedad Protectora de los Pobres (1894), sumándose a este establecimiento diez años después la Sala de Primeros Auxilios y Hospital “La Caridad”, creada el 17 de junio de 1904, donde brindaron sus servicios desinteresados los doctores  Amadeo Paradelo, Manuel Sundblad, Marcos Doyen, Carlos Roldán Vergés, Justo P. Viera y Miguel Bertero entre otros.

En las primeras décadas del Siglo XX, Zárate experimentó un notable crecimiento producto de la radicación de industrias, principalmente papelera y frigorífica, y del activo intercambio comercial y portuario.

Enfermedades como tuberculosis, viruela, meningitis, neumonía y gastroenteritis eran las principales causas de defunción entre la población a principios de la década de 1900. A éstas debían agregarse las propias que afectaban a los menores de edad, que en muchas ocasiones revestían gravedad.

Por tal razón las autoridades municipales sancionaron distintas reglamentaciones de índole sanitaria como la Ordenanza N° 51 de octubre de 1906 que en su Artículo 1º establecía que “desde los diez días de promulgada la presente Ordenanza, deberá denunciarse a la Intendencia Municipal, dentro de las 24 horas de producido todo caso de viruela, sarampión, escarlatina, varisilo, tos convulsa, difteria, fiebre tifoidea, tuberculosis pulmonar y de otra enfermedad reputada como infecto contagiosa que se produzca en el Partido”  y el decreto de igual fecha en que se ordenaba el blanqueo de frentes e incluso del interior de los edificios urbanos a fin de prevenir la propagación de la viruela y otras enfermedades infecciosas.

Con el establecimiento de los frigoríficos y otras industrias, del Parque de Artillería y de los Regimientos 7 y 8, Zárate pasó a convertirse en una populosa ciudad con un alto porcentaje de población masculina, lo que implicó la instalación de numerosos prostíbulos y la difusión de enfermedades de venéreas como la sífilis. Por tal razón un médico municipal tenía a su cargo la inspección de los establecimientos y la revisación de las prostitutas.

Hacia 1927, la ciudad contaba con una población de 24.000 habitantes en tanto que en la zona rural los datos estadísticos hacen referencia a 11.000 habitantes.

La traza urbana original se extendió en forma paralela al río, hallándose en pleno proceso de ocupación los recientemente parcelados barrios de Villa Fox, Villa Angus y Villa Massoni. En este contexto se hacía necesario contar con un nuevo centro asistencial, en lo posible de carácter regional, acorde a las necesidades de una población en continua expansión y que complementara los adelantos existentes en medicina por ese entonces. A la concreción de esta obra dedicaron sus esfuerzos el Dr. Horacio Pérez de la Torre y el diputado radical Ireneo Mario Castex, autor del proyecto de dotar a Zárate de un nuevo hospital.

EL PROYECTO SE CONCRETA

En las primeras décadas del presente siglo, la arquitectura hospitalaria, al igual que la propia medicina, estaba influida especialmente por la escuela francesa y en particular por un proyecto denominado “hospital perfecto” o de “planta francesa”. El mismo respondía al tipo pabellonado, es decir varios edificios separados entre sí por jardines y calles, ubicados dentro de un predio extendido en superficie, que generalmente ocupaba una manzana o más. El pabellón era, entonces, la unidad funcional en estos establecimientos.

Siguiendo este modelo, el Hospital Regional de Zárate fue proyectado por la Dirección de Arquitectura y Construcción de Edificios de la Provincia de Buenos Aires, sobre la base de siete pabellones generales (destinado unos a hombres y el otro a mujeres, con capacidad para treinta y una camas) de cirugía, de maternidad, de infecciones y un pabellón de servicio formado por la cocina general del establecimiento y dependencias anexas.

Una descripción del proyecto, publicado en 1927, nos dice lo siguiente: “...el tipo de edificación adoptado es sencilla, a base de muros blanqueados, piñones recortados, techo de tejas, antepechos de baldosas, tiene como motivo de decoración únicamente aquel que forma elemento útil en la construcción...”.

En su aspecto formal fueron utilizados elementos arquitectónicos que sintetizaban en forma simple las características del movimiento neocolonial de la época. El mismo había surgido hacia 1914 cuando, como reacción frente al eclecticismo dominante en las construcciones, un grupo de arquitectos propone, desde una visión retrospectiva y americanista, la “restauración” de los valores arquitectónicos hispanoamericanos.

Esta vertiente neocolonial fue oficialmente adoptada para las construcciones públicas constituyendo un ejemplo de ello en nuestra ciudad no sólo el hospital sino también los depósitos portuarios (uno de ellos demolido) construidos alrededor de 1930. La obra, ejecutada por los ingenieros Midrette y Miggone, fue financiada por el gobierno bonaerense y emplazada en un terreno donado por la Sociedad de Fomento de Villa Massoni, con visuales al río Paraná de Las Palmas, delimitado por las actuales calles Félix Pagola, Paso, Avellaneda y Pavón.

 Hospital Regional

LA CEREMONIAL INAUGURAL

La ceremonia inaugural se realizó el miércoles 23 de abril de 1930, con la presencia del Director General de Higiene: Dr. Joaquín Durquet; el Secretario de la Repartición, Dr. Luis Rascovsky; los doctores Arnaldi, José María Yonco y Carlos Carreño, el Intendente Municipal Estanislao de la Torre; autoridades comunales; jefes del Parque de Artillería y del Distrito Militar y vecindario en general.

El siguiente fue el discurso pronunciado por el Intendente Municipal de Zárate Estanislao de la Torre el día de la inauguración del Hospital Regional: “Con verdad puede decirse que el acto que hoy nos congrega en este lugar representa toda una bella realidad de trascendental importancia para el progreso de esta comuna. Tal es el concepto que surge espontáneo en el instante de la inauguración de este hermoso establecimiento que ha de ocupar un lugar destacado entre los de su género y cuya habilitación viene a llenar una necesidad, realmente sentida. Fuera injusto proseguir, sin recordar al distinguido ex diputado y actual inspector general de Consulados don Ireneo Mario Castex, quien con clara visión de las necesidades del pueblo fue autor del proyecto de dotar a Zárate de un Hospital,  al servicio de tan noble idea puso la actividad y el entusiasmo que le eran habituales. La iniciación de la obra y su pronta terminación constituyeron una de sus mayores preocupaciones. La fuerza de las circunstancias ha querido que no le quepa en suerte asistir a esta ceremonia inaugural y ello es doblemente sensible por cuanto la fiesta de hoy, habría significado para él, el verdadero y mejor premio a la acción tesonera que señaló ese brillante aspecto de su paso por la legislatura, el que por otra parte y desde este momento, puede afirmarse que le ha conquistado un público reconocimiento. Séanme permitidas asimismo, breves palabras de recuerdo para la sociedad propietaria de los terrenos de Villa Massoni, que con ejemplar generosidad donó el pintoresco solar donde hoy se levantan esos pabellones; simpático gesto que no borrará el tiempo”.

 HOSPITAL REGIONAL

Fue su primer Director el Dr. Horacio Pérez de la Torre, integrándose el  plantel profesional con los doctores Eduardo Brandt como Subdirector, Aurelio Aleotti, Rafael Roldán Vergés y Miguel Bertero como Jefes de Sala, Amadeo Paradelo en Rayos X; Hamilton Cassinelli en Cirugía; Aurelio Fernández en Farmacia; Enrique Gaya en Laboratorio y la Sra. Ernestina S. de Morales en Maternidad.

hospital

hospital

EL HOSPITAL EN LAS ÚLTIMAS DÉCADAS

Hospital Nuestra Señora del Carmen en sus inicios, luego Hospital Regional de Zárate y hoy Hospital Zonal de Agudos “Virgen del Carmen”, este establecimiento ha constituido, a lo largo de su evolución, una entidad significativa para la comunidad zarateña.

Producida la demolición de los pabellones neocoloniales, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires costeó en su totalidad la construcción y equipamiento del nuevo edificio, concluyendo las obras a fines de 1982.

hospital

Entre los hitos destacados en este período pueden señalarse: su incorporación al Registro Nacional de Hospitales Públicos de Autogestión (5 de agosto de 1994) y su pase al Régimen de Descentralización de los nosocomios bonaerenses, el 26 de enero de 1995, dándose inicio de este modo a una nueva etapa en su centenaria trayectoria al servicio de la salud de nuestros vecinos.

Dos entidades zarateñas de bien público, con amplio apoyo de la comunidad, contribuyen al desenvolvimiento del Hospital: su Asociación Cooperadora y la Fundación que lleva igual nombre que el establecimiento. Ambas instituciones cumplen un rol primordial por su contribución en salvaguarda del mejoramiento en la atención de la salud pública de nuestro medio y de regiones vecinas.

A MODO DE REFLEXIÓN

Sólo las fotografías nos permiten mostrar a las nuevas generaciones el edificio de valor patrimonial que precedió al actual hospital. Fue hacia fines de la década de 1970, cuando se estimó necesaria la ampliación y remodelación de este centro asistencial, a fin de adecuarlo al nuevo modelo organizativo vigente y a las demandas planteadas por una población en continuo crecimiento. En tal ocasión, un análisis poco reflexivo acerca de las posibilidades de refuncionalización de las construcciones existentes motivó su demolición total.

Un estudio minucioso hubiera permitido (a similitud de lo realizado en algunos hospitales de Buenos Aires) replantear el partido arquitectónico original de aislamiento o separación, a través de un variado repertorio de elementos constructivos (galerías abiertas o cerradas, pasillos, pérgolas); localizar en construcciones nuevas los servicios que debían incorporarse y remodelar interiormente los pabellones.

Hoy, no sólo sentimos la necesidad de rescatar la imagen e historia del viejo hospital sino, también, la de reflexionar junto a la comunidad acerca de la conveniencia de no destruir hitos de nuestro patrimonio arquitectónico sin brindarles una nueva oportunidad; producto de un detallado análisis que respetando sus características de origen posibilite, al mismo tiempo, su adecuación a las necesidades contemporáneas.

Hospital Virgen del Carmen

Fuentes:        

“Era una vez… Zárate”. Arq. Silvia Irene Baccino / Arq. María Luisa Sorolla. Buenos Aires, julio de 1997

 “Sobre la salud y otras historias”. Silvia I. Baccino / Sergio D. Robles / María Luisa Sorolla. Editorial De Los Cuatro Vientos. Buenos Aires, noviembre de 2006.

Asociación Amigos del Museo de Zárate Quinta Jovita - Ituzaingó 278 - Tel. (03487) 422038 amigosmuseozarate@yahoo.com.ar / lajovita@argentina.com.ar

x