DestacadosMiradas hacia el pasado ZarateñoApuntes para una historia del barrio "Meteor"

Carlos Riedel3 octubre, 2020
Dillon

Por Arq. Silvia Irene Baccino... El origen y la evolución del barrio “Meteor” solo puede entenderse asociados al desarrollo del complejo productivo “La Diana” - “Meteor” y otras empresas relacionadas que desempeñaron un rol significativo en la vida económica y social de la ciudad de Zárate, desde fines del Siglo XIX hasta el último cuarto del XX.

Meteor

La historia de este particular barrio de Zárate está estrechamente vinculada con el origen y evolución del establecimiento industrial “La Diana”, transformado luego en la fábrica “Meteor” nombre, éste último, con que se conoce a la barriada ubicada en lo alto de la barranca, en el extremo norte de la ciudad y separado de ella por establecimientos productivos y de servicios portuarios. Se trata de un conjunto de viviendas de ladrillo visto, dispuestas en dos hileras enfrentadas separadas por una plaza que, en otros tiempos, estuvo poblada por un montecillo de acacias y otras especies forestales

Hacia el año 2005 -cuando se realizó la Jornada de Memoria Colectiva- habitaban el barrio cuarenta y dos familias, con un promedio de cuatro personas por cada una, totalizando unas ciento sesenta personas, siendo la mayoría de ellas extrabajadores o descendientes de quienes trabajaron en la firma “Meteor”. Al pie de la barranca se hallan los restos de los que fue el complejo industrial, uno de los más importantes de la ciudad.

La empresa

En una apretada síntesis de una prolongada y compleja evolución puede señalarse -conforme a los relatos familiares y de los trabajadores- que hacia fines del siglo XIX Don José María Palma adquirió a un grupo de industriales italianos la Fábrica Nacional de Dinamita. Sobre las construcciones existentes en un predio de cuarenta hectáreas, que se extendía desde las vías del ferrocarril Buenos Aires al Rosario hasta el río Paraná de las Palmas, surgió el establecimiento fabril “La Diana”, productor de diversos sulfatos, subnitrato de bismuto y ácido tartárico.

Contaba- según refiere el historiador de Zárate Don Vicente Raúl Botta-, con un “muelle sobre el río Paraná de las Palmas, y los productos eran llevados en zorras arrastradas por una pequeña locomotora con rieles decauville”.

Durante la Primera Guerra Mundial, aprovechando el contexto internacional favorable para la demanda de productos alimenticios, los propietarios de “La Diana” fundaron una nueva empresa: “La Granja Blanca” en un sector conocido popularmente como “La Cremería” y destinada a la producción de lácteos y sus derivados. Situada en la parte alta, próxima a las viviendas del barrio, aún sobreviven restos de lo que fue este establecimiento recuperados, en parte, como viviendas familiares.

En 1928, como consecuencia de la división del patrimonio familiar, “La Diana” dejó de funcionar; luego de cuatro años de inactividad, en 1932, se hizo cargo de la empresa el ingeniero Silvestre Solari, yerno de Don José María Palma, quien mantuvo en funcionamiento la misma por cinco años.

La Diana

La Diana

Meteor

-Ruinas de “La Diana”-

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial (1939), la escasez de zinc comenzó a sentirse en nuestro país, su producción, ligada a la elaboración del latón militar, era de vital importancia para la fabricación de armamentos. Teniendo en cuenta la situación planteada, Carlos Palma, hijo de José María, que estaba trabajando en las minas de San Francisco del Monte de Oro (San Luis) se contacta con los propietarios de la fábrica de óxido de cinc “Cabildo” y de esta asociación saldrá, al cabo de cinco meses de trabajo, un cubo de cinc electrolítico.

Ante la factibilidad de su producción se constituyó la Sociedad “Establecimientos Metalúrgicos Meteor”, que alquiló a la sucesión Palma las instalaciones de su propiedad donde funcionó con anterioridad “La Diana”. De esta manera se puso en funcionamiento la primera planta productora de zinc electrolítico de América del Sur; Luis Lang presidió el directorio y Carlos Palma fue designado director técnico.

panoramica de la fábrica

-Vista panorámica de Establecimientos Metalúrgicos “Meteor”. Década de 1940-

En 1945, teniendo la idea del aprovechamiento de los gases sulfurosos emanados de la tostación de la blenda -sulfuro de zinc natural- se construyó un moderno edificio con estructura de hormigón para albergar una nueva sociedad: “Zárate Sulfúrico”.

Las dos plantas llegaron a abastecer el 35% de las necesidades totales del país en zinc electrolítico y el 17% de las de ácido sulfúrico. La exposición de los trabajadores a las sustancias contaminantes y las condiciones laborales fueron denunciadas desde el periódico socialista “La Voz del Pueblo” en un artículo publicado en febrero de 1942  donde decía “Algo más sobre el feudo “La Diana”: “Con harta frecuencia se llegan trabajadores ocupados por la empresa que explota el trabajo de los mismos en el viejo establecimiento de substancias químicas “La Diana” hasta nuestra mesa de trabajo, para traernos denuncias de la forma inhumana que se les trata. Hemos tenido oportunidad de ver los obreros con los pies principalmente con infecciones terribles y enormemente hinchados, los que no se les presta asistencia médica y los trabajos por temor a ser despedidos… no se les pagan los medios jornales, si se los reclaman se les señala la puerta...”

clasificando

-Trabajador en la planta productiva de cinc electrolítico-

Nicolás Székásy-Ing. Carlos Teleki

-En la planta fabril: reunión de trabajo entre Nicolás Székasy y el Ing. Carlos Teleki-

Con el correr del tiempo surgió la idea del aprovechamiento de los barros residuales, provenientes del lavado químico de la blenda, por esa razón se constituyó Metermic S.A. pero el proyecto quedó trunco. Entre 1945 y 1961 “Meteor” abasteció satisfactoriamente las necesidades del mercado con la producción anual de 7500 toneladas de zinc electrolítico, 30 toneladas de cadmio electrolítico y 36.000 toneladas de ácido sulfúrico, siendo su comprador casi exclusivo, Fabricaciones Militares.

Almuerzo conDr.Recoder

-Almuerzos de trabajo de directivos de Establecimientos Metalúrgicos “Meteor”-

En 1960 al escasear la materia prima (blenda) se dispuso comprar el establecimiento minero de Hualican, ubicado a 126 Km. de la ciudad de San Juan pero, en 1966 se produce el derrumbe de las tres firmas dejando a cientos de trabajadores en la calle.

El 4 de junio de ese mismo año se constituyó la Cooperativa de Trabajo Zárate Limitada, entre el personal obrero y administrativo, que se hizo cargo de las fábricas “Meteor”, “Metermic” y “Zárate Sulfúrico” estando integrado su Consejo de Administración de la siguiente manera: Mario Jiménez, presidente; Silverio Elorriaga vicepresidente; Pedro Valiente, secretario; Darío Arnaudin, tesorero; José A. Botto; los consejeros titulares: Rodolfo Perrone y Nicolás Sericola y los  suplentes: Víctor Hugo Tiberio, Carmelo Speranza y Alfredo Escobar; Síndico titular: Juan Carlos Deghi y suplente Julio Rabec.

Nuevamente en operaciones, la planta logró producir en 1970 unas 6.000 toneladas de ácido sulfúrico por mes, parte de la cual era exportada al Paraguay. Sin embargo, el reclamo planteado por algunos herederos de la sucesión Palma puso en peligro su continuidad; el 29 de enero de 1971 los trabajadores con la participación del pueblo de Zárate lograron parar el desalojo.

Luego vendría la ayuda del gobierno nacional cuando el 15 de julio del mismo año el presidente de la República, General Alejandro Agustín Lanusse, promulgó la Ley N° 19.123 expropiando las 30 hectáreas que conformaban el complejo productivo “Meteor”. Posteriormente la Ley N° 20.128 autorizó la venta a la Cooperativa de Trabajo de los bienes expropiados, pero dicha operación no pudo ser concretada debido a los continuos problemas económicos que debió afrontar la Cooperativa hasta su cierre definitivo.

El barrio

Resulta difícil señalar la fecha cierta de construcción del barrio debido a la falta de información al respecto. Según relatos familiares Don José María Palma, en atención a las condiciones de aislamiento de “La Diana”, realizó la construcción de las casas para sus operarios ocupándose, simultáneamente, del mantenimiento de las mismas y de facilitar el traslado de los niños que residían en el lugar a los establecimientos educacionales situados en la zona urbana de Zárate.

Los testimonios más antiguos datan de la década de 1940, aportados por un par de vecinos que, desde aquella época, aún permanecen en el lugar. Juana Salas de Garmendia señaló en la Jornada de memoria Colectiva que llegó al barrio siendo pequeña, en el año 1942, y su padre entró a trabajar a la fábrica cuando recién comenzaba a producirse el zinc electrolítico, “cuyo mineral se traía en lanchones que lo iban a buscar en una máquina chiquita con vagones, iba hasta el río donde había una explanada donde se bajaba”. Por aquel entonces -continuó relatando Juana Salas- probablemente en 1943, se demolió el barrio lindante, que perteneció al frigorífico River Plate, sobreviviendo una única vivienda -que subsiste hasta el presente- como testimonio de aquellas construcciones.

 Meteor

Entre las familias más antiguas recordó la de Juan Machena, Venturini, Scolamaglia, Vignaroli y Salas. A fines de los años cuarenta y principios de los cincuenta se establecieron otras familias, entre ellos Luben Ivanoff y su esposa Magdalena Amaxópulos, los Kelly... De sus recuerdos también surgieron los nombres de un grupo de técnicos de origen extranjero, alguno de los cuales integraron el directorio de la empresa. Entre ese grupo figuraban el inglés Arturo Dotz, que fue jefe de talleres, los húngaros Berenyi y Teleki, Alejandro Biach.

 Meteor

El barrio se formó por dos hileras de viviendas enfrentadas y separadas por un montecillo de acacias que se secó y, luego, se extinguió debido a las emanaciones tóxicas de los gases sulfurosos provenientes de la fábrica. Eran construcciones sencillas, en ladrillo visto y cubiertas de chapa, con amplias habitaciones comunicadas internamente y patios posteriores. Estaban provistas de servicios sanitarios, aguas corrientes y luz eléctrica, infraestructura suministrada desde la fábrica, que nos habla de las buenas condiciones de vida e higiene que se pretendió imprimir al barrio.

Hacia la década de 1950, según refieren los vecinos presentes en la Jornada de Memoria Colectiva, la ocupación de las viviendas se distribuía de la siguiente manera: en la hilera localizada más al norte estaban habitadas por Edelman, que se desempeñaba como segundo jefe de planta; luego seguían las casas de Ivanoff, Keilis y la de los solteros; la siguiente sin determinar; a continuación Emilio Moraghi (más tarde Castex); un terreno estrecho y, finalmente, la familia Garmendia. La otra hilera de casas, al sur, era ocupada de derecha a izquierda: por Emilio Vignaroli, propietario del único almacén del lugar; luego venían Cola; la vivienda de los solteros y la del capataz Juan Cerruti y a continuación las otras viviendas cuyos residentes no fueron precisados.

Al costado, al borde de la barranca se encontraba la vivienda de Mackena y más al costado otra construcción ocupada por el Club Meteor, en el extremo sur, Juan Bataglia y el enfermero Pflaumer. La Junta Vecinal se fundó el 25 de agosto de 1987 y fue organizando al vecindario cuando la fábrica cesó definitivamente en sus actividades. El primer presidente fue Pérez y luego le sucedió Juan Bataglia.

El chalet

La casona de los Palma fue la residencia veraniega del matrimonio formado por José María Palma y su esposa Ángela Della Valle y sus diez hijos y en ella tuvieron lugar reuniones sociales de las que participaban reconocidas familias zarateñas o ejecutivos de las empresas establecidas en el lugar. Allí concurrían los Molo, Roldán Vergés, Bonnet, Willoemoes, Navarro, Lamb, Flemy, Guerci y Odriozola, por citar algunas de ellas. En el chalet también vivía el administrador de la fábrica, Don Jacinto Vandiol con su familia.

CHALET DE LA DIANA

CHALET DE LA DIANA

-El “chalet” de “La Diana”. Año 2010-

Cuando Don José María Palma compró “La Dinamita” la construcción comprendía dos casas muy grandes, de dos plantas separadas por un jardín. A principios del Siglo XX resolvió unirlas conformando un edificio único, acorde a las necesidades de su numerosa familia, dotándola de las máximas condiciones de confort vigentes en la época. De sobrias líneas italianizantes, con galería posterior el chalet se hallaba emplazado en un parque diseñado con distintas espacies arbóreas y montes de frutales y un espacio pergolado, suavemente perfumado con plantas de aromo, existiendo delante de la fachada principal una fuente de mármol con varios picos de agua. Grandes vasos en mármol bordeaban la calle vehicular, dando acceso a la misma una magnífica reja de hierro originalmente colocada en el Plaza Hotel de Buenos Aires, que lamentablemente ya no luce en el lugar.

Algunas fotografías de fines de la década de 2000 ilustran la situación de abandono y deterioro que presentan el histórico “Chalet” y los edificios que conformaron el complejo fabril, constituyendo, hoy, ejemplos del patrimonio arquitectónico de los zarateños en peligro.

CHALET DE LA DIANA

ex fábrica Meteor

-El “chalet de “La Diana” y las ruinas de Establecimientos Metalúrgicos “Meteor”. Año 2010-

El destino de las plantas productivas es incierto y el estado de deterioro muy avanzado tornando ello muy difícil su recuperación pero se debería gestionar ante las autoridades nacionales el mejoramiento de las actuales condiciones de habitabilidad de los residentes en las filas de casas del barrio “Meteor” y el relevamiento de los deterioros y la consolidación estructural del “Chalet” a fin de evitar su pérdida total y la recuperación del parque en que se halla emplazado legando, de este modo, un valioso patrimonio a las próximas generaciones.

Fuentes consultadas:

Reseña elaborada a partir Jornada de memoria barrial realizada el día 19 de octubre de 2002. Vecinos presentes: Juan Bataglia, María Elena Castex, María Esther Fernández de Castex, Juana Salas de Garmendia.

Miembros de la Asociación Amigos del Museo de Zárate: Silvia I. Baccino, Cristina Bigarella, Sergio D. Robles y María Luisa Sorolla.

“DE LOS VECINOS Y SUS MEMORIAS. Barrios de Zárate” - Silvia I. Baccino / Sergio Robles. Compiladores. Editorial de los Cuatro Vientos. Buenos Aires. 2009

Fotografías digitales enviadas al Museo Histórico de Zárate y su Asociación de Amigos por Elena Teleki, en mayo de 2015, gracias al contacto realizado por el Arq. José Luis Ibar.

Quinta La Jovita

Asociación Amigos del Museo de Zárate Quinta Jovita - Ituzaingó 278 - Tel. (03487) 422038

amigosmuseozarate@yahoo.com.ar / lajovita@argentina.com.ar

x
error: