CulturaZarate rebelde (Entre Villa Massoni, Marx y Rancière)

Carlos Riedel8 febrero, 2020

Profe Adriana Raquel Musumeci (Nota: Se edita sin correcciones a la escritura original.- )...

Dentro de la organización de la familia, ocupaban un lugar de suma importancia las cenas en la casa de los abuelos.

La vida laboral era, en aquella época, estable y tranquila. Aunque el padre de Rosario había desarrollado un acendrado anti peronismo, se podría decir que un gorilismo consecuente…

..."en la época de Perón había que comer pan negro para exportar la harina blanca…”

…”Los papeleros nunca estuvimos tan mal como en la época de Perón, porque le daban todo a los gremios de ellos y nosotros éramos la contra…”

… “Evita, una arrastrada, una trepadora…”

… “Había un jabón y la propaganda era “Evita la refregada”… ¡ja!... la prohibieron enseguida…”

… "¡Y el miserable de Pancho se puso el luto…!”

… “Cualquier negro se hizo la casa con los prestamos del Banco Hipotecario, pagando una bicoca. Y lo peor: los que podían también se la hacían por
el Banco. Yo fui un estúpido…”

… "El viejo degenerado ese se gastó todas las reservas de oro… ¡así cualquiera es generoso! Mostraban los lingotes de oro que reventaban el Banco Central… y no dejó nada… asi estamos…”

Disfrutaba del ritmo apacible de un país con esperanzas.

… “Me venían a buscar para trabajar…”

… “Me hablaban del tercer mundo y yo decía…¿qué será eso?”

Y noche a noche se cumplía con el rito de sentarse en la mesa paterna, colmada de comida y vino tinto.

Después el abuelo Rosario le compró a Casselli, el técnico del barrio que los armaba, el primer televisor de la familia. Y todos hicieron un momentáneo silencio ante el aparato…

En los `60 el abuelo Rosario ya se había jubilado. Rosario siempre lo conoció jubilado.

Antes de salir de la Papelera, que después se llamó Celulosa, había logrado que sus cuatro hijos ingresen en la Fábrica, lo que era un privilegio económico y social.

El abuelo Rosario era albañil. ¡Albañil!

Había llegado solo desde su pueblo natal y en el puerto de Buenos Aires lo esperaron sus primos que habían emprendido primero la aventura de venir a Argentina a hacerse la América…
…………………………………………………………………………………………………………………

x