ColumnistasVolver a Néstor... por Jorge Collado

Jorge Collado25 octubre, 2020
Dillon

A los jóvenes militantes populares...

“Saben los que te conocen
Que no estás igual que ayer
Pues bien el muchacho se hizo rico y entonces
Las dulces canciones conquistaron las señoritas,
A papá y mamita.
Y pensar qué sería de nuestra vida
Cuando el fabricante de mentiras deje de hablar y hablar.
Mientras miro las nuevas olas
Yo ya soy parte del mar, vos ya sos parte del mar”.

-Carlos García Moreno-

“Hoy ustedes, hermanos de la juventud, militen donde militen, tienen la posibilidad de hacer el cambio en paz y en democracia que nosotros como generación no tuvimos. Por eso, participen; por eso, opinen; por eso, sean transgresores; por eso, ganen las calles; por eso, recorran las universidades, recorran los talleres, los trabajos… Esta juventud tiene que ser el punto de inflexión de la construcción del nuevo tiempo”

-Néstor Carlos Kirchner-

A Néstor Kirchner no se lo debe recordar, creo que la memoria es importante para honrar a los muertos y en esta realidad que vivimos, necesitamos no recordarlo, necesitamos repetirlo. Lo digo jugando con aquel principio freudiano que dice que repetimos para no recordar.

Desde aquel 17 de octubre del 45, octubre siempre fue una fiesta. Por estos lares del continente, octubre es Peronista, también por el aniversario del día que sembramos a Néstor, por la mística inmanente de las reuniones y festejos populares.

Pasó el 17 y es hora de recordar a Néstor, que a mi gusto, es una mala forma de tenerlo presente. Porque no es el recuerdo lo que este pueblo necesita. Hoy necesitamos recuperar sus enseñanzas.

Hay un principio que Kirchner nos enseñó y que en todo caso es la esencia de todo lo que nos puede haber dejado Néstor. Una de las frases más repetidas que se le adjudica a Juan Domingo Perón, pero que es de Hegel es: “La única verdad es la realidad”, que a veces, es como decir: “Es lo que hay”.

Néstor le dio una vuelta de rosca a ese principio pleno de certeza, un principio que nos lleva a pensar la realidad como algo que debemos aceptar a pie juntillas. Pongamos en contexto esta frase:

1.- Esto es enunciado en momentos de políticas populares establecidas en el estado de bienestar, donde podríamos confiados entregarnos a los brazos de la filosofía positivista, pensando que el positivismo es la consagración de lo dado, de lo constituido, de lo establecido, de lo que se cerró, de lo ya totalizado.

2.- O por el contrario, esa afirmación es enunciada cuando está todo por ser cambiado, porque vivimos en la injusticia, en la pobreza y en la necesidad.

Néstor nos enseñó que la realidad es lo que se impone y lo que debemos cambiar. “La realidad está ahí para ser modificada”, esas palabras de Néstor cambian el paradigma de la política en el país y en el continente.

Néstor creía que la realidad debe ser creada, se lo dice a José Pablo Feinmann, en una carta que le enviara en junio de 2006. Le escribía: “Si a la realidad la creamos nosotros, como fruto de nuestro triunfo, no debemos darla por establecida, porque siempre la podemos modificar para lograr mejoras constantes y continuas. Pero si la realidad es adversa, puede ser vencida, por nuestra pasión, por nuestro más profundo deseo, por nuestra más ferviente voluntad. Y vencerla y transformarla para que no sea una realidad impuesta. Al fin y al cabo que es la realidad, sino algo constituido, ya hecho, un bloque en sí, que remite a sí, cuya fuerza es no cambiar, es ser lo que se es para siempre. La realidad es una piedra, en el camino invencible de la voluntad y el deseo”.

Entonces para Néstor: La realidad es siempre reaccionaria, tanto como el deseo es transformador.

Cualquier régimen triunfante puede decir que la única verdad es la realidad, se lo podemos decir al macrismo, porque le ganamos la elección. Pero si pensamos la realidad desde Néstor, sabemos que es una frase que no debemos creer nunca, porque es la justificación que buscan las burocracias y los poderes establecidos. Entonces debemos saber que la realidad establecida en todos los casos es reaccionaria y nos lleva para atrás.

Cuenta José Pablo Feinmann, que el Hegel que en su momento glorifica la monarquía de Federico Guillermo de Prusia, en esa época enuncia por primera vez la frase. De él la tomo Clausewitz y de este Perón. El monarca prusiano tal vez le haya dicho: “maestro Hegel, hemos triunfado, la realidad es nuestra, ahora usted santifíquela por medio de la filosofía".

Entonces Perón, como Clausewitz, consideran la realidad como el triunfo absoluto. Perón toma el concepto en “Apuntes de la historia militar” y después lo retoma en “Conducción política”.

Néstor, es de otra generación, de la generación diezmada, él se reconoce peronista, pero también hijo de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, él no deja las convicciones en la puerta de la casa de gobierno, él no puede aceptar la realidad establecida, sabe que a él le corresponde transformarla. Es entonces cuando dice: “La realidad está ahí para ser modificada, para transformarla, para intervenirla, con políticas que permitan más igualdad y más solidaridad”.

Entonces la única realidad es el Deseo!!

Hace unos días atrás, leía los comentarios que Wado de Pedro hace sobre Néstor, en el libro del “Topo” Devoto: “Néstor, el hombre que cambió todo”. Voy a rescatar algunas ideas que expresa Wado cuando piensa en lo que Néstor le dejó. Las enuncio según las priorizo, apropiándome de las palabras de Wado y devolviéndoselas a Néstor. En principio en política se puede ganar a veces, pero no siempre, eso deberíamos llevarlo en la sangre. Néstor dice: “Hay que pensar que si perdemos una elección, tenemos que seguir construyendo. Para eso necesitamos un compañero en cada pueblo, que pueda ser candidato a concejal, que sea nuestro, alguien que si nos toca perder, no se acomode en la política, que siga del lado de la gente. Uno que no se venda”.

Sabemos lo difícil que es sostener este principio, sobre todo cuando hay gente que vive de la política y de acomodarse en un sillón que quiere retener, para su seguridad, porque se olvidan que ahí fueron puestos por compañeros y por sus propios narcisismos o egoísmos, se venden a la comodidad del puesto, a la burocracia y dejan de estar del lado de la gente y dejan de ser nuestros. Si de algún lugar no se vuelve es de la traición!!

Ni siquiera hablo de los corruptibles, que se venden en serio. Me refiero a los que se venden porque se burocratizan. Néstor pensaba para el movimiento y el partido y por lógica para el gobierno que hay que “tratar de renovar los lugares de conducción continuamente con cuadros nuevos, hacer un partido amplio, considerarlo la columna vertebral del movimiento, impregnarle una ideología de izquierda, darle un sentido importante a la formación de cuadros técnicos. Rearmar la Juventud con la siguiente impronta: Convocatoria amplia, dedicarse a la formación de cuadros, formación política y técnica, recuperar la mística. Definir dos ámbitos concretos: la militancia territorial y la militancia técnica universitaria. Recuperar la militancia política en los jóvenes, en el sentido de un movimiento de masas. La militancia territorial junto a los sectores populares, si no es así carece de sentido. La militancia técnica universitaria es central para encontrar y formar los cuadros técnicos de la futura construcción”.

La construcción de la organización política desde la juventud es prioridad, según las palabras de Néstor.

Acentuar la militancia en el territorio, que cada militante territorial se comprometa, que el territorio trabaje el territorio, necesitamos militantes en cada barrio y en cada fabrica, no militantes que vayan a los barrios, no los militantes solidarios de clase media. El militante territorial es el que busca soluciones para su propio lugar.

Pregunta Néstor: “¿Cómo están las veredas en la cuadra donde vivís? ¿Están trabajando los negocios de tu barrio? ¿Tus vecinos tienen trabajo? ¿Qué les cuenta la gente en los barrios donde militan? ¿Se viaja bien cuando vas a trabajar?, ¿Los pibes van a la escuela?, ¿Hay droga en el barrio, comida, pobreza, inseguridad?". Podemos responder bien o mal estas preguntas, pero cada militante territorial debe saber que la calve de una elección o de una acción gubernamental, está en las respuestas a estas preguntas.

Néstor nos dice: “La mejora de las condiciones de vida de las grandes mayorías, es el resultado de decisiones firmes; muchas veces contrarias a intereses muy poderosos; y del trabajo que requiere un cumplimiento minucioso de los compromisos asumidos con la gente. Hablamos de un proyecto donde el Estado sea el artífice igualador e integrador de los hombre y mujeres, un Estado que tiene que trabajar día y noche para asegurar los derechos constitucionales a la salud, la educación, el trabajo y la vivienda para todos”.

“Implementar políticas económicas y sociales que permitan eliminar la pobreza y saldar soberanamente nuestras deudas. Para alcanzar esos objetivos, es necesario sostener el crecimiento económico durante quince años y distribuir los frutos de ese crecimiento de una manera equitativa a través del mercado interno como motor de la expansión”. “Sin olvidar que el mercado organiza económicamente, pero no articula socialmente, debemos hacer que el Estado ponga igualdad, allí donde el mercado excluye y abandona”.

Entonces claramente la política es la herramienta para fortalecer especialmente a la gente más humilde, frente al avance de los poderes concentrados.

“Tenemos que entender que para construir el país que soñamos, con trabajo, industria, salud, educación, dignidad y la posibilidad de que todos puedan realizarse, hacen falta dirigentes con coraje que se enfrenten a múltiples obstáculos, fundamentalmente a los poderes fácticos”.

Ahora tenemos que saber que no son gratis las modificaciones que el kirchnerismo plantea, sabemos que no fue gratis lo de las AFJP, las retenciones, YPF, Aerolíneas, paritarias libres, los juicios de lesa humanidad, ni el matrimonio igualitario. Como no serán gratis ni los impuestos a los que más tienen, ni las estatizaciones que sean necesarias, ni la legalización y despenalización del aborto, ni cualquier intento por lograr el empate social.

Ni la ampliación de derechos, ni la búsqueda del empate social dejan de ser consignas del peronismo de Perón, pero toman mayor relevancia durante las épocas kirchneristas y post kirchneristas, simplemente porque los poderes fácticos están cada día más concentrados y ostentan y presionan desde el poder más antipopular que puedan. Hoy necesitamos más nestroismo si se me permite el término.

Cuando Néstor sostenía que había que tomar el poder, tenía claro que el poder no se toma, el poder se crea y quería decir que para tomar el poder había que tener un poder superior al del poder fáctico. Entonces hay que construir un poder para tomar el poder y eso está claro que no es fácil porque se va en contra de grupos muy poderosos, de realidades muy establecidas y de conciencias muy colonizadas por los medios hegemónicos de comunicación. De hecho en los cuatro años de macrismo, los poderes facticos pasaron facturas muy duras, cárcel preventiva para compañeros a los cuales no se les termina comprobando delito alguno, espionaje ilegal, invento de causas, “fake news” y persecuciones varias.

Otra de las cosas para rescatar de Néstor es que él siempre tuvo una palabra comprometida con la acción y nunca jugó al penduleo.
Néstor tenía claro que en la Argentina, el sentido común es fascista, porque los medios de comunicación hegemónicos crean el sentido común.

Por esto y por muchas cuestiones más, que sería para largo enunciar, creo que a Néstor, no se lo debe recordar, creo que la memoria es importante para honrar a los muertos y en esta realidad que vivimos, necesitamos no recordarlo, necesitamos repetirlo. Lo digo jugando con aquel principio freudiano que dice que repetimos para no recordar. Si Néstor queda en el recuerdo estamos haciendo las cosas mal. El kirchnerismo es un modelo a repetir para seguir construyendo mas kirchnerismo, repetir a Néstor es seguir construyendo el poder para enfrentar a los poderes fácticos.

Ahora también creo que es necesario pensar cómo se construye más kirchnerismo en nuestro país, paro también en nuestra ciudad. A mi entender necesitamos un trasvasamiento generacional. Recuperar el kirchnerismo, construir poder desde los cuadros jóvenes preparados para superar a los cuadros que se han burocratizado, tanto en el PJ, como en el municipio, como de otros estamentos de poder popular como es la CEZ.

Hay que darles lugar a los jóvenes capacitados para no repetir los errores que nos han dejado los personalismos, en los narcisismos y en los egoísmos. Esta ciudad tiene jóvenes militantes excelsos y cuadros formados teórica y técnicamente de altísima calidad.

Voy a finalizar este artículo con una frase de Néstor, para que se entienda bien, para que sea bien comprendido el mensaje. Néstor dijo: “No quiero disputar el peronismo, quiero disputar el poder” , que quede claro que para un peronista no hay nada mejor que otro peronista, pero que el peronista que viene con el deseo en bandolera, es mejor que el peronista burocratizado y aferrado a algún sillón porque necesita vivir de la política.

El más peronista, el más kirchnerista debe saber que de la política no se vive, a la política se la sirve. ¡¡Que vengan las nuevas generaciones!!

x
error: