ColumnistasMassa, el nene nuevo del barrio que muere porque lo inviten al picadito

Carlos Riedel2 mayo, 2019

http://www.latecla.info... Al mismo tiempo que le hace guiños a Cristina Fernández, Sergio Massa se muestra como presidenciable por Alternativa Federal. Por estos días, al parecer, son más las dudas que las certezas. Desde aquel convite del Congreso del PJ, el tigrense destila señales ambiguas que hacen que los mismísimos integrantes del FR a veces no sepan para donde salir, para donde apuntar. La comparación de uno de los enojados.

Una especie de resumen de la actualidad del ex diputado nacional la realizó el ex senador por el FR, Juan Amondarain, quien es uno de los armadores de Roberto Lavagna en territorio bonaerense. En un tuit, en apenas tres líneas, dio cuenta de las supuestos diversos movimientos de Massa en esta previa electoral, que justamente, más allá de lo verídicos que sean, no hacen más que confirmar la indecisión.

"Alguien me puede explicar el sentido de querer disputar una Paso en Alternativa Federal para superar la grieta binaria entre cristinismo y macrismo, y hacerlo pidiendo que acuerden Macri y Cristina como jefa de la oposición mientras se negocia la participación en Unidad Ciudadana", se preguntó el popular Vasco, un rato después que su ex jefe le pidiera a Macri convoque a Cristina y al resto de la oposición.

¿Dónde está parado Massa hoy? Nadie se anima a confirmar. Y menos dónde va a jugar en las venideras elecciones. Un dirigente que supo ser cercano, con bronca y resignación, dice que "no puede tener en vilo a la dirigencia todo el tiempo. Los referentes que están lejos de la Ciudad, en distritos de 10 mil o de 300 mil habitantes se la pasan mirando los portales de política para ver con qué sale", afirma.

En el mismo sentido advierte que este presente del esposo de Malena Galmarini "es una falta de respeto" para quienes lo bancan desde siempre. "No puede ser que a 50 días del cierre de listas no mande una señal clara". De todos modos, no cree que sea a propósito, sino que tiene que ver con "la imposibilidad" de levantar en las encuestas y la necesidad de si o si tener que abrazarse a otra figura o espacio para superar las Primarias.

Y para ejemplificar echa mano a una situación que dice le tocó vivir en alguna recorrida de campaña por el Conurbano. "Massa es ese pibito recién llegado al barrio, que espera integrarse, que se para a mirar el picadito desde el borde de la cancha y hace payasadas para que lo inviten a jugar en alguno de los dos equipos", comenta la fuente a La Tecla.info, y resalta que "en este presente político los capitanes de esos dos equipos son Lavagna y Cristina".

El revuelo, como se dijo antes, se generó tras el "mimo" de Massa a Cristina, a quien mencionó como la dirigente opositora con mayor representación en el Congreso.  "Hay que tomar medidas excepcionales. Mauricio Macri debe convocar a Cristina Fernández de Kirchner, como líder de la oposición con mayor representación parlamentaria, y pactar cómo termina este mandato sin más daños para la Argentina", expresaba Massa ante la prensa.

No pasó mucho tiempo para que los K vuelvan al acecho. "Es muy necesario el acercamiento que propone Sergio Massa” dijo el legislador camporista Andrés Larroque en declaraciones en El Destape radio y detalló que “es fruto de lo complejo de la situación y del diálogo que se viene llevando, más allá de los matices y diferencias”. "Estamos trabajando por la unidad. Es central poder aglutinar el conjunto de la oposición", cerraba el diputado.

Por supuesto, no es la primera vez que La Cámpora invita a Massa a participar del Frente Patriótico. El pasado 7 de marzo, fue Eduardo "Wado" De Pedro quien lanzó la propuesta, en el marco del Congreso del PJ. "Reafirmamos el camino de la unidad, llamamos a conformar un gran frente opositor sin exclusiones, e invitamos a Sergio Massa y a los gobernadores peronistas a dirimir roles y candidaturas en las PASO que fija la ley", decía. Y a los pocos días, se daba un ida y vuelta tuitero entre CFK y el renovador.

Sin embargo, el propio Lavagna -el capitán de uno de los dos equipos- no opinó de la misma manera que Massa y le dijo "no" a la convocatoria a Cristina. "Una llamada a todo el mundo es un mecanismo que yo no puedo compartir. ¿Cree usted que hay una posibilidad de unanimidad nacional? ¿Creen que el cristinismo y el macrismo estén juntos con algún otro sector para resolver la crisis? Yo no lo veo, lo veo cada vez más lejano", sentenció.

Igualmente, en el propio massismo, más allá de esos dirigentes desconcertados y enojados, son varios los que empujan para que el jefe se una a Cristina. Incluso, tal como se informó días atrás, hay un grupito que pide por "Cristina presidenta, Massa gobernador". Y hasta hay jefes comunales del peronismo que entienden que no hay que descartar esa posibilidad. "No den por muerta la fórmula M-M", lanzaba ante la consulta de La Tecla el mandamás peronista del interior. El alcalde avanzaba y develaba el misterio: "la segunda M es Magario", y tardaba un poco más en echar luz sobre el nombre que, a su juicio, estaría en vías de aceptar la candidatura a Gobernador. "La primera M -confiaba- es la de Sergio Massa, no lo descarten".

Mientras tanto, mientras los días corren y también lo hace el cronograma electoral, mientras se aproxima el vencimiento del plazo para inscribir alianzas y cerrar las listas, el ex titular de Anses no se decide y cada vez que aparece lanza mensajes que cuesta descifrar, no solo al periodismo, sino también a aquellos que lo acompañan desde la primera hora. Algunos pocos que se ven con chances en su pago chico se enojan, insultan, pero no les queda otra que aguantar.

x