ColumnistasEscenario zarateño en las PASO 2019

Carlos Riedel8 agosto, 2019

Por Camilo Handal... El 11 de agosto se votan las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (P.A.S.O), y en nuestra ciudad se empiezan a definir las distintas cuestiones para llegar al día final de la elección general de Octubre. Los espacios políticos en Zárate se alistan de las distintas formas para lograr su mejor performance, algunas con una visión sólida y otras con algún que otro problema en su campaña electoral.

Por el lado del oficialismo, el intendente Osvaldo Cáffaro buscará lograr otro mandato, con su partido local Nuevo Zárate en alianza con el Partido Justicialista y los resabios del Frente Renovador pudieron armar una lista en la que todo parece encaminar a un muy buen resultado electoral en agosto y octubre.

El peronismo si bien por un lado le ha copado la lista a Cáffaro, por otro carece de una figura de porte para empezar a planear recuperar la intendencia en el 2023.

Nombres como los Leo: Soto, Matilla o el mismo Marcelo Torres, ya sin la estructura que tuvo años atrás, son los que más se perfilan para prepararse para esa oportunidad.

En este sentido Cáffaro está haciendo sentir en las calles el peso de su aparato como lo intentará traducir en las urnas este domingo, sólo restaría saber la diferencia. El responsable electoral del intendente es Rodrigo García Otero quien debe amalgamar las demandas de los distintos integrantes del frente electoral y diseñar la campaña. Cáffaro sabe bien que este es su último mandato, y deberá construir un sucesor quien deberá portar el gran peso de su legado histórico.

En cuanto a la interna de Juntos por el Cambio, según los últimos sondeos Julián Guelvenzú tiene una ventaja que estira sobre Sandra Paris. Tanto en las encuestas telefónicas o en las presenciales se nota el crecimiento de Julián que a diferencia de su contrincante no tuvo los problemas públicamente conocidos por todos, que por si fuera poco, al caso de los hijastros y el de su candidata kirchnerista Lorena Bustos ahora se sumó la paralización de la obra del camino del Tatú por falta de pago y del aguinaldo a los obreros, esa era una obra que París vendía como suya de la que ahora seguro pagará otro costo.

El techo electoral de Paris es su base, a Guelvenzú le queda más por crecer y seguramente lo sabe, por eso le ofrece al elector que él es el único que le puede disputar la intendencia a Cáffaro, no sólo atrayendo votos “gorilas” sino muchos peronistas no k y los desencantados con Massa. La virtud (o astucia) de Julián fue haber hecho una lista de profesionales reconocidos anteponiéndolos a una lista “vieja” de Paris quien lleva al sindicalista de la UOM, Leonardo Vanderbosch, la citada Lorena Bustos, y Angelito Lavié que tiene un pobre trabajo legislativo en los primeros tres lugares.

Por el lado de la interna de Consenso Federal los problemas empezaron de forma muy temprana entre acusaciones mutuas, Jorge Blanco hoy parecería llevarle una ventaja a Oscar Dacosta impulsado por su nivel de conocimiento, esto no implica que Dacosta apadrinado por la Cooperativa no saque a relucir los votos que alguna vez ostentaron como grupo o los que le pueden aportar los clubes de barrio que apoyan al candidato a concejal Lucas Malovini.

El apoyo de Graciela Camaño y la candidatura de Stella Mendaño como cabeza de lista en senadores provinciales le dan a una interna que podría haber sido menos, una relevancia cuando menos interesante por si llegan a “robarle” algún concejal a las fuerzas que parecen mayoritarias.

El FIT no tiene internas y ronda el 4% de intención de votos, muchos votos de antaño hoy se van con la oportunidad del regreso de Cristina Kirchner, pero la meta de Sergio Bonucelli es llevar a su sello electoral por arriba del 8%, algo imposible mucho más porque la campaña de la izquierda ha sido poco vistosa y nada atrayente para un electorado apático.

Por el lado de Edda Acuña, quien la apartamos de la interna justicislista porque va con boleta corta es una jugada arriesgada. Por un lado esto ultimo, y no poder competir de igual a igual con Cáffaro la hacen tener que sostener un trabajo para lo cual ya no tiene estructura. Tiene otro problema, los menores de 40 años no tienen conocimiento de quien es, otro factor del nuevo momento histórico que nos toca vivir. Es fuerte en Lima por el concejal Lucas Castiglione, quizá el único que se puede regenerar en el justicialismo por su juventud y por su nivel de imagen en Lima. Edda corre el riesgo (quizá no le importe) de quedar atrás de la izquierda y marginada de los actos oficiales de los Fernández Fernandez.

Por último, el ex director de recursos humanos del municipio, Guillermo Sokol irrumpió con un portazo a Nuevo Zárate y es candidato por el espacio del controvertido Santiago Cúneo. Está haciendo una campaña vistosa pese a su poca capacidad y estructura pero aspira a pasar el 1,5% que necesita para superar el piso electoral.

Lo compañía de la esposa de Julio De Vido y la fuerte composición ultra kirchnerista de su lista hacen que pelee por un electorado selecto y muy ideologizado, muy en las antípodas que proponen los candidatos mayoritarios que busca aspirar votos como sea y de donde sean.

Es una síntesis pequeña para los lectores que se quieren interiorizar de forma básica para las PASO zarateñas, obviamente habría más por escribir, pero prefiero la masividad de la lectura y no cansar a ser leído por un público selecto. Las tendencias ya están echadas, sólo resta confirmarlas en las urnas el domingo.

x