Campana"No puedo sobrevivir. No tengo derecho a comer una fruta, a comprarme ropa interior. Es un desastre lo que estamos pasando"

Carlos Riedel12 octubre, 2019

Un vecino del barrio Las Campanas contó su padecer, que es el mismo de muchos jubilados afiliados al Pami. Durante los últimos años, se redujo a la mitad la cantidad de beneficiarios con remedios gratis del organismo. “Es un desastre lo que estamos pasando”, denuncia.

José Zanabria (74 años) es vecino del barrio Las Campanas de Campana. Lleva una vida activa en su día a día, concurre a la escuela de adultos del barrio, allí realizan una huerta comunitaria de donde se llevan algo de verduras para su casa; pero la realidad lo golpea fuerte cuando llega el momento de ir a la farmacia: “PAMI recortó mucho en medicamentos” afirma y continúa diciendo: “recién vengo de la farmacia y me quiero morir, con descuentos gasté 3 mil pesos en medicamentos”.

“Un jubilado está cobrando 13 mil pesos de jubilación mínima sin descuentos” –comenta Zanabria- “Yo creo que todo abuelo ha sacado algún crédito en ANSES, y les puede quedar entre 8 mil y 9 mil pesos”, y sostiene: “no puedo sobrevivir; no puedo andar pidiéndole a mi hijo. No tengo derecho a comer una fruta, a comprarme ropa interior. Es un desastre lo que estamos pasando; espero que esto se termine pronto”.

“La obra social a mi me descuenta todos los meses 700 u 800 pesos y la verdad que PAMI deja mucho que desear” explica José y cuenta lo que le tocó vivir hace algunos días cuando tuvo que realizar el trámite para controlar su marcapaso. “Yo estuve para hacer una 156, para que me controlen el marcapaso. Antes tardaba uno o dos días y ahora me demoró 2 semanas”.

A nivel local “PAMI con el señor intendente Abella y la señora Bianchi tienen mucho protocolo; pero nosotros queremos que nos den lo que necesitamos” indica el vecino y agrega “está bien que nos hagan fiestitas y todo eso, está muy bien pero les pedimos que atiendan las primeras necesidades de los jubilados. No puede ser que estemos dos o tres horas esperando en PAMI para que nos hagan un papel”.

Por último, asegura: “Me siento abandonado por un Estado que debería protegernos” afirmó José y termino diciendo “antes vivíamos con dignidad”.

x